SIERO

DEPORTES

Las familias se concentraron en el campo Santa Bárbara para pedir la dimisión del presidente del Atlético de Lugones y apoyar a los entrenadores

Publicado el Lunes 23 de Enero del 2023


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El lunes 23 de enero unas 200 personas se concentraron en el campo Santa Bárbara, en Lugones, para pedir la dimisión del presidente del Atlético de Lugones, Guillermo Fernández, y apoyar a los 16 entrenadores que renunciaron al cargo el pasado viernes, y que fue aceptada dicha renuncia por el club el domingo 22 de enero, como comunicaron a través de las redes social.

Una de las madres afectadas por el cese de estos entrenadores y por la situación en la que el club es Myriam Llana, que tiene tres hijos que entrenan en el Atlético de Lugones. “A mis hijos les tocaba hoy entrenar en el horario de 17.30 a 18.45 horas y el viernes recibimos un comunicado de los entrenadores, que se presentó también a la directiva, donde se narraban los problemas que está viviendo el club y no se habían solventaron, además de que 16 entrenadores ofrecían su baja voluntaria. Se organizó está concentración porque está situación la vivimos desde los inicios de esta temporada”, aseguró.

Llana explicó que los problemas son la falta de material deportivo y de ropa, “hay 45 niños en los alevines y solo tienen 5 balones para entrenar, no hay escaleras para hacer deporte. Hay entrenadores que compraron de su bolsillo balones para pista e incluso yo misma he tenido que prestar ropa de mis hijos para entrenar y para torneos, además fuimos a estos torneos con equipaciones cambiadas, niños de seis años jugando con camisetas de alevines. Hay una falta de gestión, de control y se incumplió todo lo prometido. Hay una divercap que no se si mi hijo la está jugando o no, sabemos que a día de hoy no hay ningún equipo del Lugones inscrito en la Oviedo Cup, a las familias minibenjamines les pasaron un recibo de 150 euros en el mes de diciembre sin avisar. Hay gente que lleva 20 años en el club, que lo ha dado todo, incluso sus hijos entrenan aquí y da pena ver como se marchan. Al final lo que vemos son entrenadores desmotivados, niños desmotivados y pagamos las cuotas como a ellos les viene bien y estamos hartos. Son 16 entrenadores los que dijeron basta”, afirmó.

David Prado, excoordinador de pista y alevines y exentrenador, comentó que comenzaron esta temporada sin ropa para jugar, ya que las camisetas el pasado año se vendieron a las familias por 27 euros y no se volvieron a reponer, “les exigimos ropa para los niños y nos dicen que está por llegar, esto nos llevó a informarles de que íbamos a hacer un parón ya que no tenemos material, ni ropa y  nos dicen que está al llegar en unos meses y continuamos en la misma situación, lo que hizo que nos buscáramos la vida entre los entrenadores para que los niños pudieran salir a jugar con la ropa. Tampoco teníamos balones y nos empezaron a llegar a los tres o cuatro meses, fue lo único que se cumplió. Hace unas semanas les dijimos que había que cambiar la red y pintar las líneas del campo que los árbitros se quejan y ellos siempre dan larga. Estamos en uno de los clubes más caros de Asturias en cuanto al fútbol sala, cobrando a las familias una entrada de tres euros por persona. Entra bastante dinero para tener ropa para los niños y unas condiciones dignas para entrenar. Hay entrenadores que llevan sin ropa un año y medio y los que entraron este año la tienen, considero que a todos se les debe tratar por igual”, apuntó.

Prado también se queja del trato humano que les da la directiva, considera que se les menosprecia y no se valora su trabajo.

Benjamín Llaneza “Jamo” es socio y uno de los 16 entrenadores cesados. “Empecé en este proyecto con David y Guillermo con un proyecto muy bonito y veníamos de otro presidente que no lo hizo del todo bien y con este chaval esperábamos ver la luz. Además, tengo dos hijos entrenando aquí y el primer año fue fantástico, pasando muchas horas aquí y haciendo diferentes actividades para los menores sin ningún problema. En verano se vendieron las camisetas y empezamos la liga sin ropa para jugar y sin material deportivo, se lo exigimos y no llega por eso hicimos la huelga en funciones, aunque veníamos a entrenar. Al final nos reunimos con el presidente y llegamos a un acuerdo en el que se nos promete que vamos a tener todo lo que pedimos: ropa, material y un buen trato. Pero no se ha cumplido nada y por eso hemos elaborado este documento y ayer aceptaron la renuncia y nuestros cargos se van a cubrir con jugadores del juvenil y del preferente”, comentó.