LLANERA

CARTA AL DIRECTOR

El colegio de San Cucao seguirá con jornada partida

Publicado el Lunes 28 de Febrero del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El pasado 24 de febrero tuvieron lugar las votaciones sobre el cambio de jornada en el colegio de San Cucao. Una vez más la propuesta del profesorado no ha convencido a las familias y no ha obtenido el apoyo necesario de las madres y padres del alumnado. Dos años con jornada continua, con carácter excepcional por Covid, han sido suficientes para que las familias consideren que esta jornada no es la más conveniente.

Aspectos tan importantes para el desarrollo mental y físico de los menores como es disponer de más descansos durante la jornada escolar o de una hora de comida mucho más temprana (sobre todo para alumnos de infantil) han hecho que las familias continúen apostando por una jornada partida donde los niños disfrutan de dos recreos y donde también se tienen dos turnos de comedor en vez de uno, lo que supone una mejor calidad del servicio.

El colegio público de San Cucao, un pequeño paraíso situado en el centro de nuestro concejo, con unas instalaciones cada vez más modernas y con un número de alumnos por aula inferior a los demás colegios del concejo mantiene así su jornada escolar hasta las 16:00h.

Algunas familias nos trasladan su preocupación por las posibles represalias: la vez anterior que se desestimó la jornada continua tuvo como consecuencia la cancelación de las excursiones extracurriculares del curso siguiente. El enfrentamiento entre parte de la comunidad educativa -que persigue una mejora laboral- y parte de las familias tiene como claros perdedores a las niñas y niños. Todos deseamos que las aguas vuelvan a su cauce y la situación se normalice.

Disponemos de un colegio público con un horario similar a colegios privados, con una jornada menos intensiva que permite a los niños mantener una mayor atención y donde disfrutan de más tiempo de recreo para relacionarse, hecho este último importante ya que muchos pertenecen a un entorno rural donde, debido a una mayor dispersión de la población, se tienen menos opciones para los juegos compartidos.

En este asunto se ha producido el error de considerar a los menores como adultos y no lo son. Los adultos preferimos jornadas de trabajo continuas porque nuestra capacidad de concentración es mayor y porque no nos importa comer más tarde con tal de terminar antes nuestro trabajo e irnos para casa; pero las niñas y niños no son como nosotros, sus tiempos no son los mismos y sus necesidades tampoco. A partir del próximo septiembre el alumnado de San Cucao volverá a disfrutar de un horario mucho más acorde a sus ritmos biológicos.

Para finalizar, una última reflexión: con esta nueva votación -y ya van varias, todas con el mismo resultado- ¿se dará el tema por visto durante algunos años? ¿o curso tras curso se va a impulsar desde el centro una nueva consulta?