SIERO

SOCIEDAD

Colloto, entre Siero y Oviedo

Publicado el Jueves 08 de Diciembre del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El periódico El Tapín ha querido conocer cómo viven los vecinos de Colloto entre Siero y Oviedo, cómo es su convivencia, que piensan de cada ayuntamiento, cuáles son sus demandas, que servicios tienen y sobre todo como ha cambiado según ellos la localidad. En este coloquio han participado el escritor y cronista no oficial de Colloto, Francisco Bustamante, Ángel Collar que lleva 50 años residiendo en Colloto Siero, Luis Fernández “Tito” que reside en Villamiana, Secundino Martínez también lleva cinco décadas residiendo en Colloto en la zona de Siero y José Noguerol que es vecino de Colloto Oviedo desde hace 52 años.

Falta unidad

Los participantes reconocen que hace más de 50 años en Colloto había mucha más unidad entre los vecinos, “antes no existía esa división entre las dos zonas tan diferenciada, todos los habitantes estábamos mucho más unidos, también porque era un pueblo mucho más pequeño y nos conocíamos todos. Antes era todo Colloto, daba igual el lugar donde estuvieras, hasta las farolas eran las mismas, cosas que ahora no sucede, porque en la zona de Oviedo hay unas farolas y en Siero otras muy distintas. Las personas que vienen pueden ver esa gran diferencia, incluso en las aceras, ya que en Oviedo son mucho más anchas y al llegar a Siero se estrechan considerablemente. Nos gustaba mucho más como estaba antes, la hermandad y la unidad entre todos los vecinos, es algo fundamental”, destacaron los participantes.

Colloto comenzó a crecer cuando se empezó a construir en la zona de Oviedo, haciendo lo que los vecinos consideran “grandes barriadas”, “ha venido muchísima gente a vivir aquí en muy poco tiempo, porque esto se ha convertido en un pueblo dormitorio, ya que las viviendas para comprar o alquilar son mucho más baratas que en Oviedo. Esto hace que no se conozca la mitad de la gente, cuando antes nos saludábamos todos por la calle y convivíamos. La zona de Siero no creció en demasía, porque la gente se fue más a vivir a la zona de Granda, donde se construyeron algún que otro chalet, pero Colloto Siero continúa prácticamente igual que hace más de 30 años, no se volvieron a construir pisos”, explicaron.

Centros educativos

Colloto cuenta con dos colegios uno concertado y otro público, además de una guardería, pero todos se encuentran en Oviedo, esto también ha servido para asentar a la población, pero al construir viviendas solo en Oviedo, ha hecho que esa zona sea la que más habitantes tenga en este momento.  “La separación entre Oviedo y Siero se encuentra en la zona del bar el Roble que era por donde discurría el arroyo Santa Marta, que con los años fue canalizado y desapareció, por eso las fronteras entre los dos municipios no están claras, ya que el río no iba en línea recta”, comentaron.

Centro de Salud

Los vecinos comentaron que el centro de salud antes se encontraba en Siero y al realizar la ampliación y mejora del mismo, para atenderá los pacientes con mayor calidad y ofrecerles un servicio acorde a la población del concejo, se implantó en la zona de Oviedo. Esta fue una reivindicación que tenían los vecinos y tardó 10 años en llegar, a pesar de este cambio de municipio se atiende en él a los vecinos de todo Colloto y las localidades de los alrededores, hasta llegar a los 8.000 pacientes. “La mayoría de los servicios se encuentran en la zona de Oviedo, ya que allí están asentados los bancos, el centro social, el polideportivo municipal, las piscinas y hay una farmacia la otra se encuentra en Siero. Todos los vecinos de Colloto y los alrededores hacemos uso de estos servicios indistintamente del municipio al que pertenezcamos”, afirmaron.

Ocurre algo muy curioso también y es que cuentan con dos iglesias, las dos asentadas en Oviedo, en la carretera general se encuentra la denominada “iglesia vieja” y dentro del pueblo en los bajos de un edificio está el templo más nuevo, que es donde se realizan la mayoría de las celebraciones religiosas. La zona de Siero es rica en capillas.

Menos impuestos en Siero

En cuanto al pago de impuestos todos reconocen que son más baratos en Siero, como pueden ser el IBI y la Viñeta, “es cierto que pagamos menos y nos beneficiamos de estos servicios de los que se hace cargo el Ayuntamiento de Oviedo, pero el vino es más caro en Siero que en Oviedo”, comentaron entre risas.

Los vecinos reconocen que hace 50 años la mayoría de los bares se encontraban en la zona de Siero, pero en la actualidad solo existen tres, esto se debe a que las empresas se han ido cerrando y con eso la hostelería, “los trabajadores iban a comer y después a tomar algo con los compañeros allí, pero eso ha muerto al no existir fabricas ni empresas grandes, como la Coca Cola, el Águila Negra, La Tila, entre otras. Todos los vecinos trabajaban en las empresas de aquí, era muy raro que lo hicieran fuera hace 50 años por eso nos conocíamos todos. Ahora somos los pensionistas, jubilados y parados lo que estamos en los bares, porque la gente trabaja fuera de Colloto y pasan muchas horas en sus puestos de trabajo donde realizan su vida, aquí solo vienen a dormir. Llegamos a contar un día que había en los buenos años en Colloto más de 30 bares y funcionando a pleno rendimiento, ya que se consumía mucho y a todas las horas, porque en algún bar se montaban fiestas hasta las dos de la mañana, ahora a las 12 de la noche está todo cerrado, porque antes convivíamos más ganábamos menos dinero, pero lo pasábamos mejor”, destacaron.

En cuanto a los comercios la mayoría se encuentran en Oviedo, sobre todo en la carretera general y hay bastantes de moda, complementos, alimentación, librerías y papelerías, la ferretería. El equipo de fútbol el Colloto, tiene sus instalaciones en la zona de Siero y hay mucha afición, porque cuenta con equipos base que atraen a muchos menores y sus familias. Aunque las instalaciones necesitarían alguna que otra reparación, porque el primer equipo está en Primera RFFPA, y cuando llueve en exceso se inundan.

Fiestas

La única diferencia entre Siero y Oviedo en Colloto hace décadas eran las fiestas, ya que la zona sierense celebraba San Antonio en el mes de junio, que en la última época ya se celebró en territorio ovetense, en las inmediaciones del parque, y en la zona de Oviedo las fiestas del Cristo, pero ambas se han ido perdiendo bien por falta interés o de personas que se hicieran cargo de ellas. “Había piquilla entre las dos fiestas para ver qué sociedad de festejos hacía las mejores, pero a ambas íbamos la misma gente y los días que más gente acudía eran sobre todo el bollo y en actividades puntuales o cuando venía una buena orquesta”, resaltaron.

Reivindicaciones a Siero

En la zona de Colloto Oviedo cuentan con una asociación de vecinos más activa, pero en Siero no existe una como tal, hay plataformas, pero no han llegado a constituirse como asociación. Uno de los participantes en esta charla, Ángel Collar, recordó que hace algunos meses junto a dos vecinos más acudió a presentar sus reivindicaciones y peticiones al alcalde de Siero, Ángel García, una de las más relevantes fue que se colocará una parada de autobús con los horarios, para que la gente conozco a qué horas pasa el bus en dirección a Pola de Siero y cuáles son las paradas que realiza en ese trayecto, “queremos que se coloque por parte del Consorcio de Transportes un cartel informativo en cada una de las paradas, porque son muchas las personas que hacen uso del transporte público en la localidad, sobre todo para ir a Oviedo y no tenemos tanta combinación para ir a Pola”, destacó.

Otra de las solicitudes fue que se baldeen las calles, porque considera que están llenas de suciedad y tierra; que se realice una poda de los árboles que se encuentran en la zona de la estación de Adif; que se coloque una capa antideslizante en el puente de la ruta peatonal del río, porque con las heladas se patina; que se reduzca el tiempo de los semáforos de la zona donde el Águila Negra; que se reduzca también el tiempo de espera en el paso a nivel y que se mejore dicha zona, porque no está en las mejores condiciones; la limpieza integral del río que se demande a Confederación Hidrográfica y que se reparen los bache de la carretera general, que tienen mucho tránsito y ocasiona mucho ruido y molestias para los vecinos.

Anécdotas históricas

Por su parte, Francisco Bustamante que es un enamorado de su pueblo, Colloto, al que ha dedicado cuatro libros y se le puede considerar un cronista no oficial. “Vine con mi familia a vivir a Colloto con 5 años y ha cambiado muchísimo, antes solo había prado y ahora son todo edificios. La población en los últimos 25 años se ha doblado prácticamente. El 70% del territorio pertenece a Oviedo y es donde más se ha construido, esto ha hecho que Colloto sea más como un barrio, perdiendo la calificación de pueblo, como era antes. Los vecinos nos conocíamos todos y eso pasa en todos los sitios con el paso de los años”, resaltó.

Bustamante asegura que Colloto tiene la particularidad de que hay zonas que pertenecen solo a Siero o solo a Oviedo, pero por ejemplo el edificio donde está correos hay vecinos que tiene el salón en Oviedo y las habitaciones en Siero o al revés. “A la entrada de Colloto desde Oviedo tenemos Les Folgueres, que pertenecen a Siero y lo mismo con Moreo. La zona sierense está mucho más abandona, con las aceras llenas de hierba y en el parque infantil de la estación de Colloto llegó a haber hasta una plaga de pulgas; la senda del río también está bastante abandona, porque se rompen las barandillas y tardan mucho en reponerse. En la estación pasa lo mismo y con el paso a nivel, que necesitaría una reforma integral para cambiar su aspecto y sobre todo mejorar la seguridad”, destacó.

En cuanto a la separación de ambos concejos dentro de Colloto, Bustamante recordó que les separa el arroyo de Santa Marta y esta tan clara la separación que se puede ver en las farolas, que cambian al pasar de concejo. “Lo cierto es que las empresas con mayor envergadura siempre se han encontrado en la zona de Siero y la primera que no encontraríamos sería la Coca Cola, después La Tila, en Llames estaba Ibercalco, el Águila Negra y solo entre estas tendrían unos 800 empleados, en la época de bonanza, porque solo el Águila Negra llegó a tener 300. Había mucha más vida no solo en Siero, sino en toda la localidad, ahora con el cierre de las empresas los establecimientos hosteleros y los comercios o bien cerraron o cambiaron de ubicación para posicionarse más dentro de Colloto”, afirmó.

Bustamante aseguró que la zona de Siero sufre un gran abandono, ya que el mobiliario urbano no está en las mejores condiciones posibles y tarda mucho en reponerse, si se repone, mientras que en Oviedo no está así, “es una pena que no se molesten en mantenerlo, porque contamos con zonas muy bonitas en Siero, que todos los vecinos disfrutamos, como el Puente Romano y la senda, que es preciosa y corta para recorrerla en familia”, apuntó.

El vecino confirmó que todos los vecinos pueden hacer uso de las instalaciones públicas, lo mismo que los vecinos de Folgueres, Llames y todos los alrededores. En cuanto a las fiestas Bustamante recordó que hace muchos años Oviedo llegó a llevar parte de los actos de las fiestas de San Mateo en el campo del Águila Negra, que es terreno de Siero. “En el año 1925 estaban esperando allí al Príncipe de Asturias y le prepararon una gran fiesta en el campo del Águila Negra, como parte de los festejos de San Mateo, pero llovió tanto que se tuvo que suspender”, narró.

Uno de los establecimientos más antiguos que todavía están abiertos al público en Colloto Siero es el Restaurante Nora, que cumple 100 años, “Al Nora le gustaba mucho venir a un actor de Colloto, Valeriano León y su mujer Aurora Redondo, aunque era natural de Granda”, afirmó. Bustamante comentó que en Colloto llegó a haber tres asociaciones de vecinos, pero en Les Folgueres y Limanes había alguna representación vecinal. “Contamos en Siero con el monumento a Fleming, que es de los pocos que se hicieron y pasas dos metros más allá y estás en Oviedo. Otro punto importante de referencia en Siero, que todo el mundo debería visitar es la capilla de Llames, que cuenta con tallas romanas y la única talla gótica de categoría de Asturias y era donde Benito Jerónimo Feijoo, pasaba tanto tiempo y data del siglo XVI”, apuntó.

 En este momento, se está constituyendo una asociación vecinal que aglutine las demandan de toda la localidad