SIERO

VARIOS

Los vecinos de la Barriada de Pumarabule denuncian la instalación de la canalización de gas propano en ciertas fachadas cuyos edificios tienen graves deficiencias estructurales

Publicado el Miercoles 20 de Octubre del 2021


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Los vecinos de las viviendas afectadas por las grietas en la Barriada de Pumarabule denuncian que este año se ha colocado en dichas fachadas las tuberías que canalizan el gas propano, algo que resulta muy peligroso dadas las condiciones del terreno donde se asienta la Barriada.

Una de las afectas y portavoz de los vecinos, María Covadonga Martínez, aseguró sentir miedo por esta situación que vive con angustia como el resto de sus vecinos. Se presentaron varios escritos ante el Ayuntamiento de Siero y la consejería de Derecho Social y Bienestar, donde se explica que los informes técnicos realizados en la Barriada, en el año 2009, desaconsejan dicha canalización del gas. “Las obras de canalización se han realizado soterrando una tubería que va en gran parte por la carretera, después sacaron varias tomas que van desde la carretera a las fachadas del inicio y el final de los edificios. A partir de estas tomas van a llevar la tubería principal a lo largo de las fachadas que dan al norte, en estas fachadas por las que llevan esa tubería coincide con las  cajas de escalera, que lamentablemente en algunos casos no están en condiciones por las lesiones en los muros, además desde esa caja de escaleras se va a distribuir el gas a todas las cocinas”, apuntó Martínez.

La respuesta de la consejería ante este escrito fue que en el Principado no existe ninguna solicitud siendo la empresa promotora la responsable de la buena ejecución y la seguridad de dichas obras.

En cuanto al texto enviado por los vecinos al Ayuntamiento de Siero la vecina comentó que los residentes no  están en contra de  la  canalización  del  gas  propano  por  el  Barrio  de Pumarabule,  siempre  que  se  realice  de  forma  segura,  “un  poco  complicado  por  el  terreno donde  se  construyeron  estas  viviendas,  pero  la  seguridad  de  todos  es  lo  más  importante. Solo pedimos un proyecto que no ponga en peligro a nadie. La obra se realizó sin tener en cuenta los problemas del barrio, ni la seguridad”, criticó.

Viviendas nuevas sin entregar

A esto se suma que 12 familias de la Barriada presentaron ante la consejería de Derecho Social y Bienestar un escrito firmado por todas ellas, donde solicitando mejores condiciones  de  acceso  a  las  nuevas  viviendas construidas por VIPASA en Pumarabule. En el texto reclaman un alquiler más social, teniendo en cuenta los ingresos de los afectados y su situación personal. En cuanto a la cesión y permuta de los pisos afectados pidieron facilitar el trámite a propietarios para que todo fluya lo más rápido posible, teniendo en cuenta que llevan años esperando y lo mismo en el acceso a la compra. Además consideran fundamental que se rebajen los precios de la compra, debido a las causas que llevaron a la construcción de estas viviendas. Piden un tratamiento especial, ya que los pisos nuevos no se construyeron  como viviendas de protección normal, sino  que fueron se construidos especialmente para resolver un problema grave de construcción en el Barrio de Pumarabule.

 

Los vecinos han  detectado defectos en la parte exterior de  las  nuevas viviendas construidas por VIPASA en Pumarabule, como son grietas, ladrillos mal colocados, un canalón aboyado de un golpe donde cuelga una teja, que puede caer en cualquier momento, además de golpes en el hormigón. “Nadie de VIPASA se ha reunido todavía con nosotros para enseñarnos las casas, llevan un año acabadas. Lo que pedimos es que los responsables se reúnan de manera personal con cada uno de los vecinos que quieren adquirir las viviendas”, afirmó.