SIERO1

CARTA AL DIRECTOR

¡CARRETERA DE LUGONES, CUANDO YO TE PASEABA!

Publicado el Viernes 07 de Enero del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Aunque el original del título, sea “carretera de Colloto, cuando yo te paseaba”, no era menos cierto, que también a Lugones llegaba el tranvía, y cuando no se usaba este, lo habitual era hacerlo, en el coche “de San Fernando”; con lo cual, a ambas localidades se puede aplicar el dicho, sin riesgo de faltar a la verdad. ¿Y a qué viene esto, se preguntará quien repare en este comentario? Sencillamente: A Lugones, se pudo ir -y se pude- a pie, se pudo ir - y se puede- en tren, y se pudo ir en tranvía; pero no se iba - al menos de forma habitual - en bicicleta. Y es de las bicicletas, de lo que quiero hablar.

Aun muchos nos preguntamos, por esta “fiebre” que les entro al progresismo en general, por volver al uso de la bicicleta en particular. Es verdad, que hemos oído multitud de justificaciones, pero ninguna que tenga un mínimo de sentido común, más allá del de una añoranza poética, por unos tiempos que ya no volverán, al menos como hoy se conciben (es curioso: para algunas cosas, estamos en el siglo XXI y para otras quieren que volvamos al XVIII). En Lugones, el uso de la bicicleta (no había capacidad económica para otro medio) era la forma habitual de locomoción. Así es que quien se aproxime a mi edad, recordará el “pelotón” de ciclistas, que bajaban por la carretera de la estación, una vez terminado el turno en las fábricas de Metales o de la Didier. Eran otros tiempos y el progreso, hizo que se pasara de aparcamientos para bicis, por el de coches. Al fin: el frio, el agua y la incomodidad, quedaron afortunadamente atrás, y el obrero ganaba en salud, y en bienestar.

Pero…. ¡Como son las cosas!: Quieren que volvamos a ellas, y dejemos el vehículo a motor (y el Falcon) para la “perestroika” y la “nomenclatura” gobernante. Pero ya no será posible, por mucho que las administraciones locales, y en concreto la de Siero (sobrada de dinero a lo que se ve) acoten las calles, o pongan carriles denominados para bicicletas, en detrimento de las aceras, que fueron, son y serán, los lugares por los que el peatón, al que dicen defender, puede transitar por toda la localidad: conclusión fácil de deducir, a poco que se bajen de sus “ideologías ecologetas” (no es un error semántico) y sepan que es lo que realmente demandan los contribuyentes.

Andar, pasear, correr etc., es la recomendación que más aconsejan los expertos (como ahora se les denomina) y que más se practicó en todos los tiempos: Es por tanto atemporal, y el uso natural de las dos piernas, como medio para desplazarse.

No sé quién pondrá fin, a este monumental despropósito; pero lo que si sé, es que está siendo un despilfarro de dinero público, del que tendrán que dar cuenta en algún momento, si hay alguien que tenga la decencia política de exigírselo.

PD: Si la administración municipal, ubicada en la Pola, no sabe en que gastar el dinero de las arcas municipales, algunos podemos darle, al menos CIEN ideas para ello, solo en Lugones.