LLANERA

SOCIEDAD

José Juacu, una buena persona

Publicado el Domingo 07 de Noviembre del 2021


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El sábado 6 de noviembre se celebró el acto de entrega del galardón Llanerense del Año 2021, que en esta edición recayó en el vecino de Posada de Llanera, Olegario José Rodríguez Rodríguez “José Juacu”, que se celebró en el Restaurante Royal, en el Alto La Miranda.

 La mesa central la ocuparon el homenajeado; el miembro del colectivo Gorfolí Santufirme, organizadores del acto, Roberto Álvarez; el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz; la hija del galardonado, Clementina Rodríguez y su sobrino, Luis Manuel González. Al finalizar el acto el músico, Roberto Junquera, fue el encargado de interpretar el himno de Llanera y después la canción mexicana “El Rey”.

Fueron muchos los amigos y familiares que quisieron acompañar a José Juacu en este día tan especial, en el que el Llanerense no pudo contener las lágrimas ni dejar de agradecer la presencia de todos ellos y el reconocimiento recibido por parte de los organizadores el colectivo Gorfolí Santufirme y del propio jurado del galardón.

Semblanza

La primera persona en dedicarle unas palabras fue su sobrino, Luis Manuel González, que realizó una semblanza muy extensa del homenajeado, a la que no le faltó ningún detalle. González explicó que estaría muy bien comenzar el discurso degustando un culín de sidra, ya que su tío es uno amantes de este caldo, “será difícil encontrar a José en un salón de té o en una cafetería, porque si lo quieres buscar sabes donde encontrarlo, ya que lo vas a tener en una sidrería en Lugo, Posada o Lugones, tiene diversas catedrales a las que es asiduo y son bien conocidas por todos. Allí siempre está enredado en sus charlas y coloquios siempre hablando de temas de actualidad, pero sobre todo recordando las mil y una aventuras e historias que ha acumulado a lo largo de estas décadas, con esa memoria portentosas que le caracteriza reviviendo cada una de ellas con todo lujo de detalles. Sobre todo, se acuerda de sus vivencias deportivas como corredor, ciclista y montañero”, comentó.

González explicó que siempre tenía hueco para el deporte, entre sus quehaceres diarios y su trabajo como transportista. “El deporte que más le gusta es el ciclismo, porque disputó carreras nacionales y regionales, en aquella época acudía a las carreras que se organizaban en los pueblos con motivos de las fiestas, en el todo el norte de España. Con las bicicletas de antaño, que no tienen nada que ver con las de ahora”, apuntó.

Estudió en la Cámara de Comercio de Oviedo y estuvo 70 años al volante. Otro de sus deportes favorito era el atletismo, y llegó a competir en la clasificatoria de los Juegos del Mediterráneo en Barcelona en 1955. Aunque no llegó a clasificarse si que pudo disfrutar de los juegos como espectador.

El sobrino recordó que junto a un grupo de amigos fue el impulsor del grupo de montaña El Mazu de Llanera. “Siempre buscaban los caminos o senderos que se les ocurrían y que son frecuentes en Asturias, acudiendo a Picos de Europa, las Ubiñas y Somiedo. Tenían un huequecito para ir a caminar y sudar, que era lo que les gustaba. Los más jóvenes del pueblo en sus charlas por las sidrerías escuchaban sus andanzas por los montes asturianos, sirviendo esto como el germen del grupo El Mazu, que fue santo y seña durante una temporada no sólo en Llanera y Asturias, sino en el resto de España, ya que organizaba un campamento nacional de montaña”, apuntó.

González aseguró que el José que todos conocemos es una persona formal, “José Juacu ye un buen paisano, es lo que todo el mundo repite. Nos costaría mucho encontrar a alguien que hable mal de José, ya que no le gustan las habladurías, solo le interesaba sacar adelante a sus cinco hijos, todo el mundo se alegró de que él fuera el Llanerense del Año. Su amplia familia astur-mexicana no dudó en volver a venir este año para este homenaje y no fue su hija la impulsora de esta idea, sino sus nietas, ya que ven en José a todo un ejemplo a seguir de humildad, generosidad y saber estar a las duras y las maduras. José ante todo es un buen hombre”, concluyó.

Honesto, trabajador y bondadoso

La segunda persona que intervino fue su hija, Clementina Rodríguez, que quiso dar las gracias al jurado y a todos los presentes el homenaje a su padre. “Cuando nos dieron la noticia de que había ganado el galardón Llanerense del Año, nos conmovió mucho ver el cariño con el la comunidad de Llanera trata a mi padre. Si pudiera describir a mi padre en tres palabras serían: honesto, trabajador y bondadoso, un poco gruñón a veces. Los que conocen a mi padre saben que es una persona íntegra y de muy buen corazón. Mi padre me ha enseñado lo que es poner a los demás primero que a uno mismo y dar sin esperar recibir nada a cambio. Cuando era niño vivió momentos difíciles, pero con mucho esfuerzo y perseverancia se hizo a si mismo y formó una familia junto a mi madre, que siempre cuidó y fue su prioridad. Te agradecemos todos los sacrificios que hiciste por nosotros, trabajando tanto para darnos lo mejor siempre, por tu ejemplo como ser humano, por enseñarnos a vivir en el camino correcto y ser personas de bien. Sé que, aunque algunas veces aparentas ser duro y frío, no nos puedes esconder el corazón sensible que te caracteriza, el amor que sientes por tus nietos es el resultado de lo que sembraste en sus corazones, siendo un abuelo cariñoso, presente y protector. Nunca faltarán manos para cuidarte cuando lo necesites, como tu hiciste por todos nosotros”, afirmó.

Rodríguez aseguró que todos estos sentimientos son compartidos por todo el concejo de Llanera y así lo demuestran con este reconocimiento, que representa el cariño y respeto que se siente por Jose Juacu. “Siempre he estado y estoy orgullosa de ser tu hija, tu legado te recordará como un gran hombre. Te queremos mucho papá, gracias por todo”, concluyó.

Llanerense con D.O.

El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, recordó la labor de José Juacu como profesional del transporte, con aquellos camiones que no tenían freno eléctrico y que cuando pinchaban había que hacer virguerías para cambiar la rueda. “Felicidades a toda la familia y tenéis que estar orgullosos de vuestro padre y vuestra madre, Tinina, a quien aprecio y quiero mucho. Haciendo un símil con la sidra podemos decir que José Juacu es un Llanerense con Denominación de Origen”, afirmó.

Sanz dio las gracias al colectivo Gorfolí Santufirme por organizar el evento y permitir que se celebre año tras año. “Esta es la edición numero 12 del galardón y ahora que estamos en 2021 y hemos dado la espalda a la pandemia, podemos disfrutar de actos como estos, donde nos gusta relacionarnos y es importante pensar lo que significa este premio. Han recibido el premio médico, deportistas, personas de la cultura y colectivos como el del pasado año de los profesionales que nos hicieron más fáciles la vida durante la pandemia. Hoy se lo damos a un vecino muy querido en el municipio, atleta, transportista, amante de la sidra y esto significa que el año que viene el Llanerense del Año puede ser cualquiera de vosotros, no es un desmerito que pueda ser cualquier, sino que es un mérito muy importante porque todos los premiados tiene algo en común que es el amor, compromiso, recuerdo y el tener amigos de Llanera con él”, destacó.

La sociedad civil debe involucrarse más

El miembro del colectivo Gorfolí Santufirme, Roberto Álvarez, fue el encargado de cerrar el acto, que recordó a todos los premiados anteriores. En cuanto a José Juacu recordó que nació en la década de los años 30 del siglo pasado, en una casa que ya no existe en Posada de Llanera. “Es un hombre de 88 años, pero con la cabeza fresca de un joven, una memoria prodigiosa y hablar con él es recordar vivencias que recuerda con exactitud. Oyéndole hablar vas viendo como ha cambiado este país, cuando describe las condiciones del transporte hace años, con aquellas carreteras sin mantenimiento como la subida al Pajares, eso sin que ocurrieran inconvenientes como una avería o un accidente. También descubres cosas que no han cambiado, como cuando participó en 1955 en la clasificación de los Juegos del Mediterráneo, donde recuerda que los atletas de Cataluña les llamaban “españolitos”. El deporte formó parte de su vida y fue uno de los impulsores del grupo de montaña El Mazu y en sus campamentos. Hoy se reconoce su vida con una familia llena de hijos, nietos y biznietos de lo que se siente especialmente orgulloso”, apuntó.

Álvarez quiso mandar un mensaje a toda la sociedad civil animándolos a participar, “no podemos dejar que las instituciones públicas, como los ayuntamientos y el Principado nos saquen las castañas del fuego ante todos los problemas. Las personas individuales y a través de sus asociaciones tienen que tomar partido en la resolución de los problemas diarios”, afirmó. Por este motivo, el colectivo Gorfolí Santufirme seguirá impulsando diversas actividades como la entrega de los premios al deporte de la UD Llanera, las menciones empresariales y el premio al campo; la beca Oquendo con la colaboración del Ayuntamiento de Llanera al Mejor Expediente de Bachillerato del IES Llanera e impulsará la Semana de la Croqueta, en el puente de diciembre.

La novedad es que el colectivo está apostando decididamente por un sector de futuro como es el de la producción ganadera y agrícola ecológica y en unos meses verá la luz un proyecto que ayudará a visibilizar y dar luz a esta rama de la producción, en la que Llanera goza de unas ventajas competitivas indudables, que hay que poner en valor. “Pensamos que la apuesta que el alcalde está haciendo por conseguir el saneamiento en Llanera es digno de felicitaciones, la puesta por la producción ecológica no podría darse sin la mejora del medioambiente en general y una de ellas es el saneamiento integral del concejo”, concluyó.