SIERO

SOCIEDAD

Fin de semana dedicado a la manzana asturiana en Muñó

Publicado el Martes 25 de Octubre del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

La Asociación Escueles de Muñó, ASECEVI, organizaba el fin de semana del 22 y 23 de octubre una jornadas dedicadas a la manzana asturiana en el edificio de Les Escueles. “Nuestro objetivo es que la gente conozca las variedades de manzana que hubo por aquí toda la vida, tanto de sidra como de mesa, y que ahora prácticamente están desapareciendo”, señalaba Vidal González, presidente de la asociación, “y aprovechar para pasar un rato agradable juntos y fomentar la convivencia vecinal, que también se está perdiendo”.

Las Coronas

En la exposición se podían ver unas treinta variedades de esta fruta,  que eran muy comunes en Asturies hace años y que ahora mucha gente ya ni conoce porque están desapareciendo. Vidal González las ha ido recopilando por les pumaraes de Muñó y alrededores. “El problema es especialmente grave en la manzana de mesa, que casi ha desparecido de nuestro paisaje; en Muñó sólo encontré un pumar de la variedad Mingan, varios de Francés, aunque todos muy viejos, y alguno de Carrió, una variedad de sidra que también sirve para mesa”, detallaba. En cuanto a la manzana de sidra, hay en Asturies setenta variedades, pero vas a les pumaraes que están plantadas de denominación de origen y tienen nueve o diez variedades, porque son las que más aceptación tienen para los llagares o por su tamaño mayor, mientras que las variedades que había por esta zona desde siempre se están perdiendo”, explicaba. En este sentido, Vidal González quiso hacer hincapié, aunque no sea el único, en el problema que supone la superpoblación de jabalíes, pues “no sólo acaban con los manzanos, también entran en las plantaciones y los güertos arrasando con todo y esto hace que la gente pierda la gracia y deje de plantar. De nuestro paisaje han desaparecido les tierres de maíz y el típico güertu de al lado de casa, que antes todo el mundo tenía uno”, lamentaba, deseando que “a alguien se le ilumine la bombilla y decida poner algún remedio”.

En la exposición también figuraba un llagar donde se podía degustar sidra dulce del duernu, recién mayada, y otra con quince días de fermentación acompañadas  de una tapa de queso Ovín con jamón. Tampoco faltaba un juego infantil denominado “Pescar la botella” que Vidal González descubrió  en Perlora, “pero algo debí  de haber puesto mal porque resulta dificilísimo sacar la botella”, comentaba.

Un fin de semana de convivencia vecinal con notable asistencia de público, donde, además de degustar la sidra, se podían comprar las distintas variedades de manzanas expuestas para probarlas y del que la asociación ha quedado muy satisfecha, por lo que espera poder repetir  la reunión el año que viene.