LLANERA

POLíTICA

Llanera concluye el acondicionamiento del camino de la Vereda con una inversión de 143.000 euros

Publicado el Viernes 15 de Julio del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El Ayuntamiento de Llanera acaba de finalizar los trabajos correspondientes al proyecto de acondicionamiento del camino de La Vereda, en la parroquia de Santa Cruz. El alcalde, Gerardo Sanz, y la concejala de cultura, turismo y festejos, Eva María Pérez, han visitado hoy la zona para comprobar el resultado de una actuación que ha supuesto una inversión municipal de 143.182 euros. Como explica el alcalde “la actuación surge para dar respuesta a las demandas de los vecinos que nos solicitaban una mejora de las infraestructuras de la zona, sobre todo para poder acceder con más comodidad a las fincas y a las explotaciones agrarias y ganaderas existentes”. Antes de la ejecución de los trabajos, había tramos del vial cuyo estado no permitía el tránsito debido a la falta de capacidad portante del firme, mientras que otros tramos presentaban un deterioro considerable por falta de previsión en cuanto a su dimensionamiento.

La actuación municipal se ha desarrollado en el camino público de La Vereda, ubicado en el barrio de Anduerga, cuya longitud aproximada es de 1600 metros, y un ancho variable, previo a la ejecución de los trabajos, de entre 2.5 y 3 metros. Este camino sirve de acceso a varias parcelas desde las carreteras AS-233 y AS-314. Las parcelas ubicadas en los laterales de su traza son mayoritariamente de uso agrícola, contando alguna de ellas con vivienda o edificación, pero estando la mayoría sin edificar.

Las obras han consistido en el acondicionamiento del firme y los márgenes del camino, renovando la pavimentación y el drenaje para mejorar las condiciones de rodadura de los usuarios de dichos caminos en su acceso a las parcelas agrícolas existentes, ofreciendo así una mejora de las conexiones.

Se ha mantenido el trazado existente, ampliando la sección del camino a un ancho de 3 metros, más una cuneta bordillo de 50 cm en las zonas de desmonte, garantizando así que el agua vierta directamente a la calzada.

Una vez ejecutados los trabajos, el vial ha quedado perfectamente acondicionado y en condiciones como para dar servicio, con mayor seguridad, a los vecinos y vehículos que circulan habitualmente por la zona.