LLANERA

CARTA AL DIRECTOR

El paso bajo vías en Lugo de Llanera

Publicado el Miercoles 13 de Julio del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Cualquier persona que acceda a Lugo de Llanera desde la rotonda norte, con independencia de que venga en coche, en bici, a pie, o en cualquier otro medio de transporte, se sorprenderá del abandono y el peligro que conlleva el paso bajo vías, a la entrada de esta localidad. Quiero decir cualquier persona menos los que pasamos por allí a diario, que estamos ya acostumbrados a esquivar peatones, y a pegar frenazos para evitar accidentes. Nosotros lo asumimos resignados, como algo que parce no tener fin, ni solución. Cuando lo comentas con algún vecino, te dicen que es un asunto muy viejo, y que como es un paso de vías, interviene ahí Renfe y es imposible de resolver. Como si esto fuera un enredo administrativo sin solución, la invención de la penicilina, un laberinto sin posibilidad de salida.

Ya sé que las comparaciones pueden parecer odiosas, pero últimamente estamos viendo un concejo vecino como es Siero lleno de dinamismo, con mejoras, iniciativas y soluciones a la movilidad que pueden gustar más o menos, ya que esto va según a quien preguntes, pero al fin y al cabo, adaptándose a los tiempos, evolucionando, y planteando a sus vecinos reformas. En cambio, a la entrada de Lugo de Llanera parece haberse parado el reloj. Y el reloj avanza, vaya si lo hace. Si se mira diez años atrás, hay un montón de nuevas viviendas construidas entre la autovía y el paso de vías. Y ninguna de ellas puede acceder caminado al pueblo, a coger el tren o a comprar el pan, por poner un ejemplo, sin jugarse el pellejo en ese paso.

 Una solución, económica bajo mi punto de vista, tendría cuatro claves: un semáforo, un paso único de vehículos, una acera, y limpieza. Con ello, se haría más lento el tráfico rodado, es muy posible, pero siempre se puede acceder por la rotonda sur si no se quiere esperar en el semáforo. De esta forma se podría habilitar una acera para peatones, tan necesaria. Lo de la limpieza es tema aparte, y esto no es solo una cuestión pública, sino también privada. Todos sabemos que hay empresas trabajando al otro lado del túnel, y espero que sigan allí muchos años más, haciendo patria. Pero existen barredoras y rutinas de limpieza que hacen que los centros de trabajo y sus aledaños estén limpios, lo he vivido en persona muchos años. La suciedad y el desorden es en mi opinión tan lamentable como solucionable. Nos hemos acostumbrado a ver con polvo, barro y maleza algo que, al fin y al cabo, es la primera imagen que se percibe de esta localidad.

Ruego a los gestores públicos encargados de velar por la seguridad y el bienestar de sus vecinos, que dejen de pasarse la pelota de unos a otros (alcaldía, carreteras, ferrocarril y quien más ande por ahí), y planteen una solución a este asunto. Que no esperen a que un día ocurra allí una desgracia personal, o a que nos acostumbremos al abandono cada día. La solución no es ni difícil, ni costosa. No estamos hablando de la obra del Escorial, oigan. Es una mejora necesaria, elemental, y en la que saldría todo el mundo ganando, incluso ustedes.