LLANERA1

SOCIEDAD

El llanerense Bautista Rodríguez es el CEO de Ocean Winds y CTO de EDP Renovables

Publicado el Lunes 04 de Julio del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Bautista Rodríguez Sánchez es natural del Truébano, en Lugo de Llanera, y nació en 1961. Sus padres tenían una ganadería de leche, “fueron pioneros en su época con la selección de razas y la introducción del sistema de pastoreo rotativo, que fue una referencia en su momento para la transformación de la ganadería tradicional a una más profesional, que les daba mayor productividad, ya que les permitía optimizar la producción de leche usando técnicas que habían descubierto en otros países, porque mi padre viajó mucho a países como Dinamarca, Suiza, Italia y Francia,  buscando técnicas novedosas. En aquella época, por ejemplo, nadie ensilaba y ellos si lo hacían”, destacó.

Rodríguez aseguró que las técnicas que empleaban son muy adecuadas para el contexto de la región, por el clima y la forma del terreno, que permitían a una sola familia tener una producción muy alta mediante una selección de razas y seleccionando las semillas y abonos para que el pasto fuera más productivo, complementado la alimentación de las vacas con una pequeña cantidad de pienso. “La media en Asturias en aquel momento era 3.000 o 4.000 litros de leche al año por vaca y ellos superaban los 10.000 litros. Tenían unas 30 o 40 vacas de leche, más las novillas y demás”, afirmó.

“Cuando eres niño la casería se vive muy en familia, y ese contacto con la forma de vida rural te marca para toda la vida, aprendiendo a querer y disfrutar de lo autóctono, de las costumbres, de las tradiciones, de lo que es propio de tu tierra, y si me permites, sin que eso sea motivo de marcar diferencias ni fronteras con nadie”, apunta Bautista.

En la casería vivían sus padres, su abuela, su hermana mayor y Bautista. Estudió hasta 3º de EGB en el colegio público de Posada de Llanera,  después pasó al colegio Auseva (Maristas) en Oviedo hasta COU, y estudió la carrera de Ingeniería Industrial en la especialidad Eléctrica y Electrónica, en el campus de Gijón. “De niño desarmaba los juguetes, veía como eran por dentro y los volvía a armar, además reparaba pequeños electrodomésticos, siempre me gustó mucho. Nunca dude que eso era lo mío”, afirmó.

Cuando Rodríguez estudió la carrera eran seis cursos, y el proyecto fin de carrera lo basó en lo que él había vivido toda su vida: el campo. “Se presentan dos modelos de explotaciones de leche específicos para el Principado de Asturias. Se ponían en práctica las técnicas que usó mi padre, pero dándole un sistema de automatización, que permitía, por ejemplo, colocar un sensor a los animales para administrarles el pienso, y el control digital de la producción. Este nivel de automatización era novedoso en 1988, incorporaba a los modelos de granja los sistemas que ahora se pueden ver, basados en la ingeniería. Incluso me llevé un premio del Ayuntamiento de Oviedo, por ser un proyecto muy innovador”, recordó.

Al finalizar los estudios universitarios, había un programa denominado Commet de la Unión Europea, que favorecía la realización de prácticas en empresas comunitarias y presentó la solicitud para hacer las prácticas en EDF, la empresa eléctrica francesa que era la referencia técnica a nivel internacional. “Estuve un año allí de prácticas en la ciudad francesa de Lille, al norte de Francia. Me sirvió mucho porque era una empresa de referencia y además la persona que me dirigió el proyecto era uno de los directores de Hidroeléctrica del Cantábrico y antes de acabar mis prácticas me ofreció un puesto en HC y acepté, aunque tenía otras ofertas”, comentó.

Rodríguez comenzó a trabajar en Hidroeléctrica del Cantábrico y ahí sigue hasta la actualidad, “el 1 de junio he cumplido 33 años en la empresa, ha sido una experiencia muy cambiante, pero muy interesante para mí”, destacó. Desde 1989 hasta el 2022, la empresa sufrió diversos procesos de transformación, entre los que hay que destacar su integración en el grupo EDP a principios de los años 2000. Anteriormente, durante la época de los 90, el sector eléctrico en general y HC en particular, evolucionaron hacia una liberalización de las actividades clásicas de Generación, Transporte, Distribución, y Comercialización de la Electricidad, y donde específicamente en la Planificación y Regulación de la actividad de Distribución Eléctrica, Bautista estuvo especialmente involucrado. En este marco de cambios a principios de los 2000, y con un pequeño grupo de empleados, Hidrocantábrico empezó a desarrollar una rama de energías renovables, que tuvo varios nombres hasta llegar al actual “EDP Renovables”.

Otro cambio importante fue que en el año 2011, dentro de EDP Renovables, se comenzó a trabajar con los parques eólicos marinos, “se empezaron a desarrollar los parques eólicos en el mar, que han crecido mucho. Son proyectos de una dimensión enorme de miles de millones, y la fórmula que usamos casi todas las empresas es hacer los proyectos entre varios socios. Uno de ellos era ENGIE, una multinacional francesa que tiene presencia en 70 países. Había buen entendimiento y en 2019 creamos con Engie “Ocean Winds”, cada uno al 50% y que desarrolla todos los proyectos eólicos marinos de ambas compañías” explicó. Bautista Rodríguez en la actualidad es el CEO de Ocean Winds compatibilizando el cargo con el de Director General Técnico de EDP Renovables,

Rodríguez recuerda que las energías renovables se iniciaron en los años 2000, con parques en diferentes zonas, y HC comenzó a trabajar en ello también, “los primeros años trabajaba con un equipo específico bajo mi dirección para hacer parques eólicos y eso comenzó a crecer, incluso el tercer año si la inversión en infraestructuras en Hidrocantábrico era de 30 millones de euros el presupuesto de renovables era de 270 millones, ya no era una cosa marginal y viendo el crecimiento se creó la primera empresa de renovables, que fue el embrión de la actual EDP Renovables. La sede mundial está en Oviedo, aunque la oficina principal está en Madrid para llegar a todas las geografías. Hasta el 2007 mantuve la dirección de ingeniería y construcción de EDP Renovables y continuaba en la dirección proyectos de Hidrocantábrico, ese año opté por pasar a EDP Renovables al 100%. Nos extendimos por Francia, Bélgica, Polonia, Italia, Estados Unidos, Brasil, etc. y desde hace más 10 años somos la cuarta empresa mundial en producción de energía renovable”, comentó. Cuando abrieron la oficina de Madrid no llegaban a los 50 trabajadores y ahora son  casi 3.000, y están en 24 países en Europa, América del norte y del sur, y en el sudeste asiático.