LLANERA1

CULTURA

El llanerese, Fabián Fernández, es uno de los tres primeros gaiteros con titulación superior

Publicado el Martes 28 de Junio del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El vecino de Llanera, Fabián Fernández, es uno de los tres primeros gaiteros que ha conseguido la titulación superior, el grado superior se denomina “Instrumentos de la música tradicional y popular de Asturias”. “Se reciben más clases, no solo gaita, sino que das tambor, baile tradicional y asignaturas específicas para la gaita; otra de las asignaturas es transcripción de adaptación de otro tipo de música a la gaita. Este grado equivale a una licenciatura, aunque está aprobado que equivalga a un master universitario. Esto no es un ciclo formativo, que eso sería lo que ya tengo previamente, que estudié en el conservatorio profesional, que es grado profesional en gaita”, explicó.

Fernández lo estudió en el Conservatorio Superior de Música del Principado de Asturias, en Oviedo. “Hemos tenido que superar el mismo número de créditos que una carrera y el currículo está divido en cuatro cursos, igual que las carreras”, apuntó. En total, terminaron el grado superior tres alumnos, aunque en un principio eran cuatro. Fabián asegura que el grado cuenta con alumnos en los cuatro cursos, pero parece que cada vez se va poniendo más difícil, “puede ser que la gente en un primer momento piense que va a ser más asequible y una vez que está dentro se da cuenta de que no es así. Pero era completamente necesario, porque así se pone la última losa a la casa, que se empezó a edificar con la implantación del grado profesional y con la introducción de la gaita en las enseñanzas regladas de Asturias. Esto te forma completamente como músico y con un instrumento, ya queda demostrado que está a la par de cualquier otro”, destacó.

24 años dedicados a la música

Fabián lleva toda la vida dedicado a la música, con cuatro años entró a la Escuela Municipal de Música de Llanera donde recibió clases de “música y movimiento” y ahora tiene 28 años, “llevo 24 años siendo alumnos de la Escuela de Música, ahora recibió clases de flauta travesera y además fui profesor el año pasado en la misma. Fue una gran experiencia y estuve encantado, tuve unos 15 alumnos, me gustaría poder repetir y además es mi casa, la conozco a la perfección porque fui por todas las asignaturas todos los cursos”, narró.

El gaitero continúa vinculado a la Banda de Gaitas Fonte Fuécara, ya que es su presidente desde hace 10 años y como director de percusión con Rodrigo Molinos lleva casi 5 años. “Esta es mi banda de siempre y estamos preparando el disco a ver si se acaba ya, porque la pandemia lo retraso”, destacó.

También está en otro proyecto con Xiranda, banda que dirige desde hace un año, “pretendemos crear una brass band, que son las bandas callejeras estadounidenses, que hay en Nueva Orleans, como si fuera una charanga pero sin clarinetes y flautas, solo con metales trompetas, trombones, saxofones, tubas y añadirle una sección de gaitas. Intentamos juntar las dos vertientes que hay en la región, entre charangas y bandas de gaita, que parecen como el agua y el aceite que no se juntan nunca y al final no deja de ser algo parecido. Está teniendo mucho éxito y le auguro un buen futuro porque funciona”, explicó.

Festival Intercéltico de Lorient

Forma parte de la bandina La Garrapiella, con la que acudirá al 51 Festival Intercéltico de Lorient a tocar en la carpa de Asturias y lo hará con el saxofón, también dará una masterclass de gaita en el Festival. Además, antes de agosto sacará un CD, que está en fase de masterización. También colabora con grupos de baile como la Andecha Folclore de Oviedo, la Xordia y la bandina Los Gascones. En solitario tiene pensado sacar un trabajo, para poner el colofón final a su grado superior. Imparte clases en Oviedo de gaita.

El gaitero aseguró que la pandemia le afectó sobre todo el primer año, en 2020, pero con el paso del tiempo confesó que no, ya que se considera uno de los que más pudo tocar con sus bandas, un punto a su favor  es que es polivalente, porque puede tocar el tambor, la gaita, el saxo o incluso a bailar. “Creo que la gente tiene una efervescencia importante y buscan pasárselo bien y disfrutar. La pandemia fue positiva porque mucha gente al estar en casa tuvo momentos de introspección y se dio cuenta de que la música es algo importante, hay gente que  a lo mejor había empezado a tocar la gaita hace 15 años y lo dejó por falta de tiempo u otras cuestiones y ahora lo ha retomado, han cambiado las prioridades, aunque no se cuánto durará”, destacó.

Sobre las ayudas públicas para la música tradicional, Fabián asegura que hay un programa del Principado que se denomina “Música en Rede”, que está muy bien, pero el problema es que cuesta que los propios ayuntamientos lo soliciten por parte de los técnicos locales, “es un trabajo que le requiere tiempo al técnico y la mayoría optan por no hacerlo, cuando el proyecto está hecho, los músicos están y lo tienen a la mano pero falta el empuje. Hay un montón de grupos presentados y propuestas muy interesantes y a la hora de la verdad hay muy pocas peticiones”, explicó.

Fabián también considera importante fomentar la música organizando más festivales, para innovar. En los años 2000 fue el boom con festivales, noches celtas entre otros eventos, lo mismo los Exconxuraos, donde los viernes era una noche folk, que tenía gran importancia. “Estas cosas se van dejando cuando tenemos titulados superiores en gaita, esto es una línea general. Por lo menos en Llanera se apuesta por el encuentro de bandas de gaita, durante la celebración de las lletres, que sí que funciona, pero se necesita más apuesta por ello. Los músicos son cada vez más profesionales”, afirmó.