LLANERA1

SOCIEDAD

La Mención Gorfolí y los premios empresariales reconocieron el buen hacer

Publicado el Sábado 21 de Mayo del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El colectivo Gorfolí Santufirme entregó, el pasado miércoles 18 de mayo en la Hotel Silvota, la IX Mención Gorfolí y los premios empresariales a la Trayectoria, la Innovación y al campo Llanerense. Este año la Mención y varios de los premios fueron a parar a empresas relacionadas con el sector primario como son el Núcleo Zoológico de Tuernes el Pequeño, Rural Ecolab y la Ganadería Iglesias. El premio a la Trayectoria fue para Hijos de Luís Rodríguez S.A., supermercados masymas.

La presentadora fue María Asunción Arias, que quiso comenzar el acto recordando que estos reconocimientos se entregan tras dos años duros, “la situación actual nos sigue poniendo las cosas difíciles y esperamos que estos galardones sean un aliciente para las personas que lo reciben y que sepan que su trabajo es valorado y ayuda a capear el temporal”, destacó.

El primero en intervenir fue el responsable del Colectivo Gorfolí-Santufirme, Roberto Álvarez, que recordó que la novena Mención Gorfolí se entregaba al Núcleo Zoológico de Tuernes para reconocer todos sus años de lucha, esfuerzo y sacrificio por sacar adelante este proyecto que además dinamiza el concejo, ya que son muchas las personas, familias, asociaciones y centros escolares acuden a Tuernes el Pequeño a conocerlo y de paso desayunan, comen o cenan en los establecimientos hosteleros de Llanera y compran en los comercios. El Núcleo Zoológico ha puesto a la localidad de Tuernes el Pequeño en el mapa.

Álvarez también dedicó unas palabras de reconocimiento al resto de premiados, como la Ganadería Iglesias, Este galardón se concede por todos los años dedicados al sector, siendo en la actualidad la tercera generación de la familia la que lleva las riendas del negocio, además es una de las ganaderías que cuenta con una explotación mixta de leche y carne. La ganadería llanerense Iglesias fue fundada por Manuel Iglesias, conocido por sus amigos y vecinos como “Manolito”.

El premio empresarial a la Innovación fue para Rural Ecolab, situada en finca El Borrón, en Villardeveyo, Llanera. El colectivo quiere reconocer con este galardón el trabajo diario de esta empresa llanerense por mantener, preservar y cuidar el medioambiente a través de la agricultura ecológica, que está suponiendo una vuelta a las raíces de nuestros ancestros. Es una idea nacida en Llanera en 2018, con la finalidad de poner en valor la huerta asturiana, produciendo de manera respetuosa con el medio ambiente y los recursos naturales de que disponemos en esta región.

El Premio a la Trayectoria Empresarial a Hijos de Luís Rodríguez S.A., supermercados masymas. Con este galardón se quiere premiar a la empresa por su larga trayectoria, 90 años, de los cuales 40 lleva afincados en Llanera. Hijos de Luís Rodríguez S.A., supermercados masymas, es una empresa familiar de capital 100% asturiano que ha sabido renovarse, actualmente está dirigida por la tercera generación de la familia Rodríguez.

Álvarez concluyó su intervención dando las gracias al Hotel Silvota por la buena disposición para celebrar allí el evento; además de al alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, y a toda la Corporación; también al presidente de AREAS, Pablo García-Vigón, por su colaboración e intervención, y a las personas que se encargaron de dar una semblanza por cada uno de los homenajeados.

Espacio único y especial

Comenzó en esta labor la concejala de Festejos del Ayuntamiento de Oviedo, Covadonga Díaz Álvarez, a la que une una relación familiar con Luis Miguel Álvarez Bobes, responsable del Núcleo Zoológico de Tuernes, puesto que es su primo. Díaz aseguró que la aventura comenzó en el año 2010, con tres ovejas y una cabra, hoy ocas, canguros, cerdos vietnamitas, alpacas, vacas africanas entre otros animales componen un espacio único y especial. “El amor que Luis procesa a los animales se ha traducido en un lugar sin igual en nuestra región, donde se pueden observar un gran número de especies, muchas de ellas exóticas. Además, va creciendo y estoy convencida que con esfuerzos y ayudas se convertirá en un referente en el norte de España”, afirmó.

Díaz aseguró que el colectivo resaltó la dinamización que supone en Llanera el contar con este espacio, sobre todo aportando clientes a la hostelería del concejo, dando un valor añadido a la economía local. “En Llanera apoyáis y ayudáis a dar vida a un proyecto único, enhorabuena por ello”, apuntó.

Un gran ejemplo

La edil no quiso acabar su discurso sin hablar de “Luimi” su primo, “sabes el enorme cariño que te tengo y quiero expresar públicamente el orgullo que supone ver que tu trabajo y tu pasión son reconocidos por tus vecinos. Se que te desvives por tus animales, porque estén en las mejores condiciones, trasmites ese amor a quienes los visitan y ayudas a inculcar el respeto por la naturaleza. Eres un ejemplo para todos nosotros”, destacó emocionada.

Luis Miguel Álvarez Bobes recogió su placa conmemorativa y aseguró que se reconozca el trabajo es el mejor regalo que se puede hacer, “por eso el recibir esta Mención del colectivo Gorfolí-Santufirme todavía no me lo creo. La primera vez que llegué a Tuernes fue con mi familia el día de mi Primera Comunión con 9 años. Poco a poco fueron trasmitiéndome la pasión por este sitio y fue creciendo en mi cabeza lo que sería y es el sueño de mi vida el tener animales. Primero fueron las ovejas y cabras, después llegaron las alpacas y en ese momento comenzó a formarse el Núcleo Zoológico y siguieron las vacas africanas, únicas en Asturias, después los ponis, pero en el momento más duro de mi vida llegó Pocholo, el búfalo africano, el consentido de la familia”, aseguró.

Los dromedarios, sueño cumplido

Álvarez comentó que en su cabeza sigue creciendo el Núcleo Zoológico y después de años llegaron los dromedarios, que también son los únicos de Asturias, que fue un sueño cumplido. “Hasta los Reyes Magos tienen campamento en este espacio. No fue fácil, pero sigo soñando y luchando por mi sueño, que es hacer que Tuernes sea lugar de referencia con vida propia. Llegarán más animales, amenazo y la familia seguirá creciendo. No puedo terminar sin dar las gracias a mi familia, además de a mis amigos que cuidan mi sueño como si fuera suyo. Sigue tu sueño ellos saben tu camino, os esperamos en Tuernes”, concluyó.

Mundo rural

El siguiente en intervenir fue el presidente de AREAS, Pablo García-Vigón, y explicó que las empresas galardonadas son un mix de diferentes ámbitos, pero sobre todo relacionadas con el mundo rural. “Mi familia lleva en este polígono industrial y empresarial desde 1977 haciendo negocios y en el año 2006 con el Hotel, soy presidente, además de AREAS, de la Asociación de Empresarios del Polígono de Silvota (ASEMPOSIL), desde el año 2004 y estamos en 2022. Son unos años de trabajo en Llanera, vivo en Oviedo, pero después de esta trayectoria si voy a votar a Llanera igual cuela, ya soy más de aquí que del lugar en el que duermo”, afirmó.

Agricultura ecológica

El siguiente en intervenir fue del CEO de Impulso Industrial, Jorge Suárez Díaz que dedicó unas palabras a Rodrigo Caunedo Fernández, uno de los responsables de Rural Ecolab. Suárez aseguró que eventos de este tipo colaboran a poner en valor las cosas buenas del concejo de Llanera. “Para mi es un placer estar aquí, por un doble motivo porque mis bisabuelos eran de Pruvia, además mi abuelo fue vigilante en minas de Villabona y allí fundó su familia, donde nació mi padre el primero de tres hijos, mi abuelo se murió pronto y mi padre se hizo cargo de la familia con 17 años en Villardeveyo. Mi abuela era Doña María que tenía una tienda de lanas en Posada. En segundo motivo, es dar este premio a Rodrigo con el que me críe, jugábamos juntos al baloncesto desde niños y hoy hace cuatro años creo esta empresa Rural Ecolab en Villabona, donde tiene sus tres hectáreas con 36 invernaderos, conozco el proyecto bien por lo que él me cuenta”, explicó.

Suárez aseguró que es un proyecto ejemplar, “un ejemplo de lo que se puede dar en Llanera y hacer en un sector agrícola, en una tierra minifundista para competir con poco sol, mucha niebla y todo tipo de dificultades. Pero ahí está su empresa con productos de gran calidad ecológico, donde se invierte en tecnología e innovación a la huerta”, destacó.

Difícil producir en Asturias

Rodrigo Caunedo recogió su premio y dio las gracias a los organizadores y al Ayuntamiento de Llanera, destacó que son ya 500 clientes los que se acercan a su finca, además de muchas personas que se han interesado por trabajar en sus invernaderos. “Este galardón resume todo el agradecimiento de estos cuatro años. Empezar en la agricultura es muy difícil y no me imaginaba que a siete tipos de más de 40 años nos diera por este proyecto, sin haber trabajado nunca en la agricultura, es más procediendo de diferentes sectores. Es muy difícil producir en Asturias, ser eficiente y más aun en la agricultura cualificada, por eso estamos en ecológico y siempre con la cabeza puesta en respetar el medioambiente que nos rodea y que hay que poner en valor. Después de haber crecido y ser la mayor superficie en ecológico de la región, creo que vamos a poder conseguir este quinto año no perder dinero”, apuntó.

El encargado de entregar el premio empresarial a la Trayectoria fue José María Salazar, presidente de Empresa Familiar de Asturias a Eva Rodríguez Alonso, consejera delegada de la empresa Hijos de Luís Rodríguez “masymas”. Salazar comentó que era un honor el poder entregar este premio a Hijos de Luís Rodríguez, destacada empresa del concejo, de la región y del país. “Como empresa familiar encarna los principales valores de los que hacemos gala en la asociación, aportan una destacada trayectoria profesional iniciado por el abuelo de la actual consejera delegada hace 90 años. En palabras de Eva, se mueve por la pasión por lo que hacen y por lo que pueden conseguir, algo que los ha llevado muy lejos. Apuestan por el desarrollo social, económico y ambiental de su entorno”, aseguró.

Salazar comentó que de sus más de 1.300 trabajadores el 80% son mujeres, y uno de sus proyectos más innovadores ha estado dirigido al fomento, mantenimiento y conservación del autoservicio en pequeñas comunidades rurales, que se están vaciando. “La empresa ya está en manos de la tercera generación, desde la asociación le debemos a Eva el salto en calidad de nuestras actividades y el reconocimiento social de la misma”, afirmó.

Esfuerzo, tesón y lucha

Eva Rodríguez recordó que la empresa nació en 1932, gracias a sus abuelos Luis y Matilde con una tienda de ultramarinos en la calle 9 de Mayo en Oviedo, “desde ahí todo fue esfuerzo, tesón, lucha al trabajo. En los años 80 fue la consolidación de la empresa, con la segunda generación, mi padre Juan y mi tío Gerardo abrieron una nave en 1982 en el polígono de Asipo y se produjo el crecimiento de la empresa. En los años 90 se comenzó a explotar la cadena de supermercados masymas. Esa nave ya quedó chiquitita y en el año 2000 nos trasladamos a Mercasturias y contamos con la plataforma logística de 20.000 metros cuadrados, donde seguimos sacrificarnos ya la tercera generación”, explicó.

La consejera delegada resaltó que después de 90 años continúan teniendo muy presentes los valores de compromiso, esfuerzo, ilusión y el servicio al cliente, pero apuestan por la sostenibilidad, la igualdad, la tecnología y la innovación. Los planes de futuro pasan por seguir en el concejo, donde cuentan con dos supermercados uno en Lugo y otro en Posada, “es un emplazamiento privilegiado en el centro de Asturias, con buenas comunicaciones pensamos seguir luchando y generando riqueza en Llanera”, anunció.

La Ganadería Iglesias recibió el Premio Empresarial al Campo Llanerense de manos del alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, y lo recogió Ángel Iglesias. El encargado de hablar en nombre de la Ganadería fue Adrián Iglesias y recordó que cuando les comunicaron que se llevarían este premio fue una gran ilusión para toda la familia, “en el año 2021 sufrimos un hecho muy relevante, que fue un incendio que calcinó parte de las instalaciones de la ganadería y nos puso a prueba, pero gracias a los vecinos que nos ayudaron a apagar el fuego. Este premio lo sentimos en la línea de agradecimiento”, afirmó.

Tercera generación ganadera

Adrián explicó que la explotación la fundaron sus abuelos Manolito y Maruja en Arlós, la primera vaca la compraron para mantener su familia, en los años 60. A la vaca, de nombre Canela, y a su ternero los alojaron en una de las habitaciones de la casa pues eran años difíciles y no disponían aún de estabulaciones, por ello, debían levantarse en la noche para limpiar la habitación del animal.

Partiendo de esos duros inicios, Manolito, de carácter emprendedor y hábil para los negocios, logró al cabo de poco tiempo construir una cuadra y, posteriormente, una nave para 30 cabezas de ganado, tanto frisonas como asturianas de los valles, en Arlós.

A principios de los 90, fallece Manolito Iglesias y es su hijo Ángel quien decide continuar con el legado de la ganadería familiar que su padre había trasladado en los 80 a la Sierra de Villayo. Ángel, con esfuerzo y con el apoyo de sus cuatro hermanos y su madre, logró posicionar a esta ganadería arraigada a Llanera en el palmarés del sector, pues ha obtenido más de 20 campeonatos nacionales con sus animales de la raza Asturiana de los Valles.

Es por ello que Adrián y Diego desean continuar con la actividad ganadera, compatibilizándola con sus trabajos de ingeniero en una empresa pública o de técnico de mantenimiento en una conocida multinacional, respectivamente. “Estamos pasando por una crisis muy importante, que está comprometiendo el futuro de muchas explotaciones de Asturias, esperamos que sea un bache y que podamos seguir adelante todos ofreciendo productos de primer nivel”, destacó Iglesias.

Familia unida

El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, fue el último en intervenir y recordó que todas las empresas galardonadas están en cierto aspecto relacionadas o vinculadas con el campo llanerense. Comenzó hablando de la Ganadería Iglesias recordando su trayectoria a través de las vacas más representativas de la explotación como fueron Canela, la primera vaca del fundador, pasando por Batalla o la vaca frisona ganadora del concurso de Llanera de la pasada edición. “La familia Iglesia van siempre todos a una y es lo que los define, ya que de una manera relevante los cinco hermanos tiraron hacía adelante en diferentes ámbitos empresariales y ahora con la que está cayendo la tercera generación, aun teniendo sus trabajos, siguen apostando y llevando en los genes el amor por la ganadería y Ángel está muy orgulloso de sus hijos”, afirmó.