SIERO

SOCIEDAD

José Luis Fernández Polvorosa cumple 60 años dedicado al sacerdocio

Publicado el Jueves 12 de Mayo del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

José Luis Fernández Polvorosa es el sacerdote de las parroquias de La Fresneda, Bobes y San Miguel de la Barreda desde hace más de 30 años. Fernández nació el 13 de mayo de 1932 en Santa Cruz de Llanera, el próximo mes cumplirá 90 años, sus primeros estudios los realizó en las escuelas de Santa Cruz, que recuerda que la de los varones estaba en La Espina en la carretera de Avilés, más próxima a Villayo. “A los 6 años mis padres marcharon para Gijón, donde seguí estudiando la carrera de Comercio y terminé a los 20 años, donde marché para el Seminario y me ordenaron como sacerdote el 7 de abril de 1962, en la parroquia de Santo Tomás de Canterbury en Avilés, más conocida como la parroquia de Sabugo”, apuntó.

Fernández se inició como sacerdote siendo coadjutor en San Julián de Somió, de 1962 a 1967, después fue párroco en las montañas de Cangas del Narcea hasta 1975. De allí pasó a Cabañaquinta y Pelúgano, donde estuvo de 1975 hasta 1991. Fue el 15 de septiembre de 1991 cuando se ocupó de Santa María de Viella, San Cosme de Bobes y La Fresneda.

 “La Urbanización estaba creciendo exponencialmente en esos años y se tuvo que hacer un templo para el culto, porque así lo demandaban los vecinos, ya eran casi 3.000 habitantes y hoy anda por los 6.000, pero con la construcción de los nuevos anillos subirá a 8.000 vecinos. Hay mucha actividad en una parroquia como está, hay que estar previendo muchas veces las cosas que hay que hacer, porque cada vez hay más solicitudes de actividades, van surgiendo muchas cosas, porque hay más nacimientos, lo que se traduce en bautizos, primeras comuniones. Es una parroquia dinámica, porque es joven, nació en 1986 con los primeros chalets adosados, que vivieron en la calle Los castaños. Llevo 30 años y he visto pasar por el templo tres generaciones”, afirmó.

El sacerdote reconoce que para las familias jóvenes es muy cómodo vivir en la Urbanización de La Fresneda, porque cuentan con un colegio, ahora el instituto, hay polideportivo, centro de estudios, el Centro Sociocultural, “además es una zona muy segura para los menores, que pueden jugar si problemas, está muy bien comunicado, pero la cosa se complica para los jóvenes que estudian en otra localidad o quieren disfrutar de su ocio, y también para las personas mayores que no tienen mucha actividad aquí. Cuando yo llegué aquí solo estaba la Confederación Hidrográfica, no había nada más ni colegio, ni centro de salud, para contar con esos servicios había que desplazarse a Lugones. El IES era una verdadera necesidad y de esta forma se completa la oferta educativa en la localidad, sin tener que desplazarse a otros concejos”, afirmó.

A la pregunta de cuál es el secreto de tener una vida tan activa a punto de cumplir 90 años, el sacerdote responde con una sonrisa: “no me lo preguntes a mí, pregúntaselo al Señor. Llevo una vida sana de alimentación, intento caminar algo todos los días y como no tengo mucho tiempo rezo paseando. Esta parroquia lleva mucha actividad, mi día comienza a las 7 de la mañana, después de asearme, desayunar y hacer las compras comienzo a recibir gente para confesar; preparo la comida, como y descanso media hora sentado, si me dejan, y por la tarde acudo a las parroquias; después los cultos, las reuniones; preparo la cena, limpio y recojo, bajó a rezar un rato a la iglesia; cuando subo preparo papeles y cuando me acuesto suele ser la una de la madrugada”, explicó.

Un hombre de su tiempo

El sacerdote es un hombre de su tiempo y maneja a la perfección las redes sociales, ya que a diario pública artículos en el Facebook y en su blog personal, “Párroco José Luis”, en el que cuenta con 128.000 entradas. El Facebook se denomina “Pensamiento para vivir” y cuenta con más de 900 seguidores, donde habla del Evangelio del día, la primera lectura, coloca el salmo responsorial, una oración por las vocaciones sacerdotales y a todos los que le siguen les da la bendición antes de acostarse y les deja una máxima en dos líneas, que acaba siempre con la frase: “Oremos por la paz de Ucrania”. En su blog publica el Evangelio del domingo explicado como una homilía.

El párroco imparte a un grupo de jóvenes Confirmación de manera telemática, ya que están estudiando en Estados Unidos, “les envió por WhatsApp ejercicios, que me devuelven resueltos y se los corrijo, esto lo hacemos para que no pierdan el año. De cara al verano haremos lo mismo con otro grupo”, explicó.

Los domingos son los días más activos, ya que comienza a las 11 horas con la misa en Bobes; 12 en San Miguel de Barreda y 13 y 19 horas en La Fresneda, además de las misas vespertinas del sábado. “Antes de Semana Santa me renovaron el carné de conducir y pensé que sería por un año o algo menos por mi edad, pero me lo dieron para dos años más, porque me dijeron que estoy como un cañón”, comentó entre risas.

Polvorosa asegura que está muy contento con sus feligreses, “en todas las parroquias en las que estuve siempre me trataron muy bien, con mucho cariño. Aquí cuento con un grupo de personas que me ayudan en todo, les propongo una idea y ellos lo hacen todo, estoy muy contento. Cuando la pandemia ellos se encargaban de la desinfección del templo después de las celebraciones”, destacó.

En este momento, la parroquia de La Fresneda cuenta con catequesis de Primera Comunión, postcomunión, confirmación, además de grupo de Cáritas, de oración, litúrgico, económica de hipoteca y otros de mantenimiento diario, de Biblia y un grupo de hombres que se encarga del Belén en navidades.