LLANERA

SOCIEDAD

Belén López Antón: “Ojalá quitaran la PAC porque yo pudiera vivir de mis terneros”

Publicado el Sábado 07 de Mayo del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

La ganadera llanerense y secretaria de la Unión de Campesinos Asturianos (UCA), Belén López Antón, se inició en el sector en el año 2019 aunque esto le viene por tradición familiar.  Nació en Madrid, ya que su familia que es asturiana de origen se traslado a la capital de España, allí la familia de su madre tenía una explotación de vacas avileñas en la Sierra de Madrid a los que ayudaban cuando se lo pedían, pero cuando Belén tenía 8 años se vinieron a vivir a Posada de Llanera.

“Al poco de venirnos, cuando yo tendría 12 o 13 años, comenzamos a tener animales, lo primero que tuvimos fueron dos caballos, después dos vacas y una cosa llevó a la otra, hasta el día de hoy que tenemos una explotación de 40 vacas de la raza asturiana de los valles. Sigo teniendo algún caballo, pero por hobbie”, aseguró. La finca se encuentra en Posada de Llanera, aunque ha comprado otra en Tuernes El Grande.

Belén tiene 23 años y es una de las ganaderas más jóvenes del concejo de modo profesional, “Decidí dedicarme a esto porque desde pequeña siempre me han gustado mucho los animales. Estudié en Luces agricultura y ganadería ecología y después hice auxiliar de veterinaria en Oviedo. Cuando concluí los estudios tenía dos opciones o trabajar como auxiliar de veterinaria o montar algo por mi cuenta, la opción que más me gustaba  era trabajar para mí misma” apuntó.

Fue en 2019 cuando se lanzó, y explica que la pandemia le afectó muchísimo, “me entregaron el CEA en enero de 2020 y me tuvieron que mandar el libro para poder comprar y vender las vacas por Correo Expresa en marzo de 2020, porque de aquella no se sabía cómo iban a dar de alta los terneros y se paralizó todo. Fue todo un poco a la aventura”, narró.

Esto unido a la crisis que ha supuesto la crisis sanitaria en el sector, ya que la ganadera se queja de que el precio bajó mucho, “tampoco había ferias, porque yo lo que tenía que hacer era comprar vacas reproductoras que era lo que me exigía la consejería y solo las podía adquirir en ferias y actos del estilo, porque los terneros van al cebadero y ya está, pero las vacas no”, apuntó. López comentó que va el tratante a su casa a verle los animales y así los comercializa.

La joven aseguró que fueron de gran ayuda las medidas impulsadas por el Ayuntamiento de Llanera, como la tarjeta donde les daba una ayuda económica para poder comprar lo necesario en los comercios del municipio. “Lo que más ayudó creo que fue el poder llamar  y que vinieran a casa a traerte los crotales”, afirmó.

Belén asegura que su sector es cierto que está en crisis y lleva años así, pero ahora considera que esa crisis se ha incrementado debido a que otros muchos han entrado en ella, sobre todo después de la pandemia por coronavirus, la invasión de Ucrania por parte de Rusia, unido a la huelga del transporte. “Nos subieron los portes, el gasoil, compró el forraje en León y el transporte  me subió muchísimo, lo mismo el pienso. El porte para llevar las vacas en verano al puerto también, ya que yo las llevó a Villayón, de donde es natural mi madre y tenemos fincas. Ahora en Semana Santa llevé unas cuantas para allí”, explicó.

La ganadera reconoce que es una profesión muy exigente, donde se trabaja los 365 días del año. “Ahora mismo no recomiendo a la gente joven no solo que no se haga ganadero o ganadera, sino que no se haga autónomo profesional de esto, porque es muy complicado. Esto no ayuda a que haya un relevo sumado a más cosas, que hacen imposible que la gente se dedique a esto”, afirmó.

Aunque asegura que se necesitan muchísimas cosas para ser ganadera, “lo primero que te gusten los animales, porque si no te gusta no lo vas a hacer, es muy sacrificado. Son muy necesarios los estudios, sobre todo hay que tener conocimientos básicos sobre todo a nivel de la burocracia que piden las administraciones, porque la consejería nos pide rellenar muchos papeles. Hay que conocer también la sanidad de los animales, porque  la consejería te lo exige sino tienes mi módulo, tienen que realizar un curso con ellos sobre todos estos temas. La burocracia que tenemos que hacer es abrumadora, cuando empecé me exigieron plan empresarial de aquí a 5 años y tengo que cumplirlo exactamente, cuando no sé si me va a hacer falta un tractor o una cuadra. A parte de la pandemia y la guerra, pensé en una crisis pero nunca en esto”, relató.

En cuanto a las ayudas de la PAC, la ganadera comentó que ese dinero está bajando, “los derechos de la reserva los quieren igualar, porque ahora depende de la zona en la que estés unos cobran más y otros menos, por ejemplo en Llanera tenemos el tema centro y está más barato, pero en zonas como Tineo o Luarca, es donde más se cobra, quieren igualarlas por eso a nosotros nos sube, pero a ellos se las están bajando, y eso no hace gracia a nadie. Entiendo que allí  es más complicado todo, como el llevar las materias primas”, narró.

Otro de los puntos más polémicos es la prohibición de la caza del lobo, “a Villayón no pude llevar terneros, ni vacas que vayan a parir, ni novillas solo pude llevar vacas y rezando que no me pase nada. De 40 que tengo muy pocas se fueron, lo que supone complicar los portes porque hay que intentar que vaya llenó el camión. No se pueden adelantar o retrasar los partos, porque hay problemas, lo ideal es que una vaca te de un ternero al año. Es muy complicado el conseguir que una vaca se quede preñada en primavera y venga a parir en invierno, sobre todo ahora que estoy empezando, cuando lleve unos años las tendré más cuadradas”, afirmó.

López ocupa además el cargo de secretaria en el sindicato UCA, desde el año 2021 que fueron las elecciones, “me llamaron por si me interesaba para aportar una visión joven al sindicato y acepté. Lo que aportó es una visión joven, de una mujer en el centro de Asturias. Estamos centrado en el lobo y demás, pero la zona centro también tiene sus problemas como es falta de superficie para todos los ganaderos, porque no hay fincas. Muchos traen a sus animales en el invierno, pero no hay terreno para todos”, destacó.

La ganadera reivindica el que se suban los precios de la carne, porque el matadero ahora los paga a 4,40 euros el kilo, “cuando un kilo de filetes está a 12 euros en los supermercados, matar, despiezar y prepararlo cuesta dinero, pero a mí también me cuesta dinero y lo mismo con los agricultores”, apuntó.

Considera fundamental que se apoye a la juventud, porque es imposible empezar de cero en el sector, “me das 50.000 euros a fondo perdido para mi explotación, pero yo ya partía de algo, tenía fincas en Villayón, otra por Llanera alquilada, pero una persona que empiece de cero  50.000 euros no te dan para nada, si tienes que comprar las vacas que te exige la consejería ya son 30.000 euros y son las baratas. Además paga autónomos, el IVA y demás. Tenemos una fama muy mala, porque la gente nos ve como “unos subvencionados” por el tema de la PAC, nos consideran una peste subvencionada, cuando se nos subvenciona por algo, ¿Qué quieren comer? Nos subvencionan porque somos básicos para dar de comer a la población. Ojalá pudiera vivir de los terneros que tengo, ojalá quitaran la PAC porque yo pudiera vivir de mis terneros”, concluyó.