SIERO

SOCIEDAD

La Cafetería Ebana, una institución en El Berrón

Publicado el Jueves 14 de Abril del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

La Cafetería Ebana ha reabierto este mes de marzo sus puertas bajo una nueva dirección, una pareja de Cangas de Narcea, Eva Álvarez Arias y Carlos Rozada Avello, que esperan seguir la estela de éxito de sus propietarios y fundadores, José Mario Iglesias y Ana Loredo.

Pretenden que la clientela continúe confiando en la cafetería y están poniendo todo de su parte para que esto sea así y el Ebana permanencia siendo una institución en El Berrón.

A la sombra del Samoa

El matrimonio formado por Mario y Ana abrieron las puertas de la Cafetería Ebana, en 1984, hace 38 años. Mario siempre se dedicó a la hostelería y se formó en las cocinas del antiguo Hotel Samoa, situado en esa localidad, pero un buen día decidió emprender junto a su mujer y abrieron su propio local, en la Avenida de Oviedo, a la sombra del Samoa. Este local estaba completamente vació cuando lo compraron, tuvieron que acondicionarlo a su gusto y como ellos creían que era la mejor manera y abrieron sus puertas.

La Cafetería tenía un horario de 7.30 a 12 de la noche, la pareja se turnaba, aunque Mario solía ser el que abría para preparar los pinchos y la cocina y Ana era la que cerraba. El nombre del local lo pusieron combinando los nombres de Ana y la hija del matrimonio Eva, Ebana.

Café Irlandés

El local era conocido en sus inicios no solo por sus pinchos de tortilla de excelente calidad y una delicia al paladar, sino por sus cafés irlandeses, escoceses ya que eran su gran especialidad junto con los cócteles, como el San Francisco. Cuando abrió sus puertas se convirtió en la cafetería de referencia para aquellas personas que salían del baile del Samoa y paraban allí a consumir todo tipo de cafés exóticos y los aperitivos que ofrecían.

Algo que con el tiempo fue cambiando y al desaparecer el baile y demás tuvieron que adaptase a los tiempos, y lo hicieron muy bien ofreciendo a sus clientes el menú del día, que atraía a obreros y trabajadores de la zona del polígono y de las localidades limítrofes.

 Mario era el encargado de la cocina y todos los días presentaba platos con productos de alta calidad, basados sobre todo en la comida tradicional, una de sus especialidades son los caldos y las sopas de ajo.

Ambiente cercano y familiar

Pero esta no era la primera vez que trabaja con un menú, ya que antes de la cafetería el matrimonio regentó la Sidrería San Martín, también en El Berrón, pero al final optaron por una cafetería. El ambiente siempre fue familiar, cercano, personal, tanto es así que las madres cuando tenían que ir a hacer alguna compra o a la peluquería dejaba a sus hijos al cuidado del matrimonio, porque sabían que allí iban a estar bien y sobre todo entretenidos.

El matrimonio se retiró después de llevar toda una vida al frente del local y hacerlo funcionar, para que se convirtiera en una seña de identidad de El Berrón, fue el 8 de enero de 2016 cuando dejaron el negocio por jubilación. Pero tuvieron relevó con uno de los trabajadores, que antes había trabajado con Mario en el Samoa, que lo tuvo abierto hasta febrero de 2022.

Por el negocio pasaron varias generaciones de vecinos de El Berrón, que o bien iban a desayunar antes de ir a trabajar, a comer, a merendar, a tomarse el café o el chocolate, a cenar y después a degustar sus cafés o cócteles. Incluso Mario suele pasar por la cafetería a diario a tomarse su café y a ver a sus clientes, amigos y vecinos. Consideran que más que clientes son familia y amigos.