LLANERA

SOCIEDAD

La Ganadería Iglesias recibirá el Premio Empresarial al Campo Llanerense

Publicado el Martes 12 de Abril del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

La Ganadería Iglesias recibirá el Premio Empresarial al Campo Llanerense

El colectivo Gorfolí-Santufirme ha decido otorgar el Premio al Campo Llanerense a la Ganadería Iglesias. Este galardón se concede por todos los años dedicados al sector, siendo en la actualidad la tercera generación de la familia la que lleva las riendas del negocio, además es una de las ganaderías que cuenta con una explotación mixta de leche y carne.

La ganadería llanerense Iglesias fue fundada por Manuel Iglesias, conocido por sus amigos y vecinos como “Manolito”. Corrían los años 60 cuando Manolito y su querida esposa, Mª Carmen Suárez (Maruja), decidieron adquirir una vaca para alimento de la familia. A la vaca, de nombre Canela, y a su ternero los alojaron en una de las habitaciones de la casa pues eran años difíciles y no disponían aún de estabulaciones, por ello, debían levantarse en la noche para limpiar la habitación del animal.

Partiendo de esos duros inicios, Manolito, de carácter emprendedor y hábil para los negocios, logró al cabo de poco tiempo construir una cuadra y, posteriormente, una nave para 30 cabezas de ganado, tanto frisonas como asturianas de los valles, en Arlós.

A principios de los 90, fallece Manolito Iglesias y es su hijo Ángel quien decide continuar con el legado de la ganadería familiar que su padre había trasladado en los 80 a la Sierra de Villayo. Ángel, con esfuerzo y con el apoyo de sus cuatro hermanos y su madre, logró posicionar a esta ganadería arraigada a Llanera en el palmarés del sector, pues ha obtenido más de 20 campeonatos nacionales con sus animales de la raza Asturiana de los Valles.

Conocidos son los nombres de algunas de sus vacas que han destacado a lo largo de los años, como, por ejemplo, Espuma, Palmera, Asturiana o Batalla, que logró alzarse con el Galardón Miss Ternera Asturiana el pasado año 2021 en el concurso televisivo de la TPA patrocinado por IGP Ternera Asturiana.

Pero no solo Batalla ha sido el único animal televisivo de la ganadería, pues hay que remontarse a la época de la serie “Farmacia de Guardia” para recordar la aparición en un episodio de la vaca de nombre Muralla.

2021 fue un año de éxitos para esta explotación, pues no solo Batalla logró alcanzar el podio dado que la ganadería logró el Campeonato Nacional de Mejor Rebaño formado por tres animales de la raza Asturiana de los Valles. A su vez, en ese mismo año, la ternera frisona, “Iglesias Sira Unix” fue proclamada Gran Campeona de Terneras en el Concurso de Ganado de Llanera, al que acuden desde las primeras ediciones.

Pero no solo cosecharon éxitos en 2021, pues en el mes de octubre un terrible incendio afectó a las instalaciones de la ganadería, obligándoles a cesarla actividad ganadera de vacuno de leche debido al daño que el fuego ocasionó en las estabulaciones. Fue inmenso el apoyo de vecinos y amigos que la familia recibió esos días, el cual siguen agradeciendo enormemente.

Este lamentable suceso no logró truncar el rumbo de la ganadería, pues Adrián y Diego, hijos de Ángel, han hecho de la desgracia un motivo más para luchar en mantener los logros de la ganadería familiar pues, tras años de esfuerzo y estudio de la genética, han conseguido líneas de vacas criadas en su explotación con altos valores genéticos y preciadas cualidades morfológicas.

Es por ello que Adrián y Diego desean continuar con la actividad ganadera, compatibilizándola con sus trabajos de ingeniero en una empresa pública o de técnico de mantenimiento en una conocida multinacional, respectivamente.

Y es que si algo define a esta ganadería familiar, es que está compuesta por tres líneas generacionales de apasionados del mundo rural y defensores de la conocida como la raza del país, la Asturiana de los Valles.

Y eso era José Manuel, hermano de Ángel, lamentablemente fallecido en 2018, pues no perdía ocasión para abanderar y hacer gala de la ganadería Iglesias y para acompañar a su hermano Ángel y sus sobrinos en los concursos de ganado.

Y es que 5 palabras definen esta ganadería: familiar, sacrificio, unión, esfuerzo y llanerense. Por ello, se puede concluir que Canela fue solo el germen de esta ganadería familiar que logró alcanzar los dos centenares de animales de las razas frisonas y asturianas de los valles partiendo de unos duros inicios y salvando dificultades