LLANERA

VARIOS

Responsable de la Estación de Servicio de Repsol, Juan Luis Tamargo: “Esto es un caos”

Publicado el Lunes 04 de Abril del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El responsable de la Estación de Servicio de Repsol de Posada de Llanera, Juan Luis Tamargo, aseguró que “esto es un caos”, cuando el periódico El Tapín le preguntó sobre la nueva medida adoptada por el Estado, al aprobarse el Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, en el que se incluye un paquete de medidas urgentes, en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, que obliga a las gasolineras a realizar una rebaja de 20 céntimos por litro de combustible.

Esta medida entró en vigor el viernes 1 de abril y Tamargo comentó que ese día facturó tres veces más que un día normal, “el primer día todos los sistemas de pago se bloquearon desde las tarjetas solred y el pago por waylet, no podíamos aplicar ningún descuento ni hacer nada”, comentó.

Su compañía, Repsol, aplica los 20 céntimos de descuento, más otros 5 adicionales y a los clientes de Waylet la rebaja es de 30 céntimos. “Lo que nos obliga el decreto es a tener en el monolito el precio al que está el combustible ese día y lo mismo en cada puesto para repostar, la rebaja se hace en la factura o ticket y ahí es donde viene reflejada. El problema es que pidieron a todas las gasolineras cambiar el sistema informático en un día y medio, algo que era prácticamente imposible y fue cuando se dieron los problemas el viernes. Además estos céntimos están exentos de IVA. El jueves a las 18 horas el Ministerio de Hacienda todavía no sabía la fórmula que se iba a emplear para esta rebaja y a día de hoy no sabemos cuándo nos van a devolver este dinero, si a la semana, al día o al mes, porque esta medida se prorrogará hasta junio”, explicó.

Tamargo asegura que este descuento de 20 céntimos, para su Estación supone una pérdida diaria de entre 200 y 300 euros, “nosotros somos pequeños, pero para gasolineras mayores puede llegar hasta los 3.000 euros. No tenemos remanente para aguantar esto, no es de recibo solicitar un crédito a un banco y encima tener que pagar los intereses de algo que nos viene sobrevenido”, afirmó.