SIERO

SOCIEDAD

Todo parece señalar al prestigioso arquitecto Miguel de la Guardia como autor del proyecto de Les Escueles de Muñó

Publicado el Sábado 12 de Marzo del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Todo parece indicar que el prestigioso arquitecto Miguel de la Guardia Ceinos fue el autor del proyecto arquitectónico de Les Escueles de Muñó. José Manuel Rodríguez Hevia, licenciado en Historia afincado en Noreña, ha investigado exhaustivamente y contrastado la documentación disponible con el estilo de los diversos edificios proyectados por este arquitecto, llegando a la conclusión de que “comparando con la obra de los profesionales activos en Asturias en aquel momento, entre 1903 y 1906, es La Guardia el único que puede ser autor del proyecto”.

“Todos los edificios costeados por los amigos indianos de Cesáreo Vigil fueron proyectados por La Guardia”.

Miguel de la Guardia Ceinos, arquitecto municipal de Oviedo entre 1882 y 1910, era el arquitecto preferido de los indianos y proyectó infinidad de villas residenciales, escuelas, asilos, lavaderos… de fundación indiana. “También se da la coincidencia de que los amigos de Cesáreo Vigil, el indiano oriundo de Muñó que costeó Les Escueles tras enriquecerse en La Habana y Nueva York con el negocio del tabaco, toda su obra se la encargaron a La Guardia”, señala José Manuel Rodríguez, quien explica que uno de esos amigos, Ramón García López, era el dueño del Capitolio,

famosa villa residencial de Grao proyectada por La Guardia y a cuya inauguración asistió Cesáreo Vigil junto con su amigo Pepín Rodríguez, el indiano de Colloto, a quien, durante el banquete, le dijo: “Pepín, tú no hagas un chalé sólo para tí, haz también algo por tu pueblo: dales unas escuelas”. Y Pepín tomó la idea y construyó las escuelas de Colloto, inauguradas en 1910 y obra de La Guardia.

“Por la estilística se ve claramente que es un proyecto suyo”.

“Por la estilística, comparando la obra de La Guardia proyectada entre 1900 y 1905, se ve claramente que estas escuelas son un proyecto suyo, pues tanto el frontón semicircular como la cartela que lo remata son similares a los del Banco Asturiano de Oviedo, hoy BBV, proyectado por él en 1900 y a los de la casa del alcalde de Luarca, Ramón Asenjo, otro indiano emigrado a Cuba y enriquecido allí”, detalla Rodríguez, quien completa la comparación estilística añadiendo que “las ménsulas que tienen las ventanas de Les Escueles son idénticas a las de un edificio en la calle Cimadevilla de Oviedo proyectado por este arquitecto en 1890; mientras que la balaustrada o barandilla de la escalera es similar a la rejería de las muchas casas burguesas o de indianos que proyectó La Guardia por toda Asturias, más de seiscientas obras en total”. Este arquitecto proyectó también mucha obra pública municipal para los ayuntamientos de Luarca, Grado y Oviedo, siendo el autor de numerosas casas consistoriales, como las de Mieres y Aller y es el autor del kiosco de la música de Noreña. En Siero no tiene obra pública, aunque sí para particulares.

“Por lo investigado, he llegado a la conclusión de que la idea de construir las escuelas partió de un sobrino de Cesáreo: Dámaso Suárez Vigil”.

Cesáreo Vigil Cortina era una persona adelantada a su tiempo y siempre se preocupó mucho por la formación de los escolares de su parroquia de nacimiento pero en sus investigaciones Rodríguez ha llegado a la conclusión de que “aunque se le atribuye a él la idea de construir las escuelas en Muñó, la idea partió del hijo de su hermana, Dámaso Suárez Vigil, quien fue médico en Pola de Siero a principios del pasado siglo y

tenía ideas izquierdistas y republicanas. Este sobrino pasó temporadas viviendo con Cesáreo en Nueva York y, en una carta enviada a un conocido periódico republicano de Oviedo en 1893, ya denunciaba el abandono en que mantenía el concejo de Siero a todas sus parroquias en el tema de construcciones escolares, especialmente a la parroquia de Muñó donde las clases se llegaron a impartir en el pórtico de la iglesia”, destaca Rodríguez.

En 1903 aparecen en la prensa noticias de que Cesáreo Vigil Cortina piensa construir un grupo escolar en Muñó, que sale a subasta en diciembre de 1903 con un presupuesto de 14.000 pesetas. La construcción da comienzo en 1904 y la obra final, ya con todas las instalaciones y completa para impartir clase, asciende a 30.000 pesetas de costo. El 16 de septiembre de 1906 son inauguradas Les Escueles de Muñó.

Un libro sobre el pueblo de Muñó y sus gentes.

La asociación ASECEVI, entre cuyos objetivos está el dar reconocimiento a la figura del indiano que construyó para su pueblo las primeras escuelas públicas del concejo de Siero, quiere también “resaltar el valor histórico de nuestra escuela indiana que se vería aumentado al ser su autor un prestigioso arquitecto”, señala Vidal González, así como “promover el uso del edificio para actividades vecinales, fomentando la convivencia”. En este sentido, están trabajando en un libro que esperan publicar el próximo verano y que intentará reflejar en imágenes la vida del pueblo de Muñó y sus gentes desde principios hasta mediados los años setenta del pasado siglo. Constará de alrededor de trescientas fotografías acompañadas de testimonios y anécdotas de la niñez y juventud de los mayores del pueblo contadas por ellos mismos. “Pero nos faltaban las imágenes de la vecindad actual y ése es el motivo por el que la hemos emplazado para tomar imágenes por barrios, con el objetivo de incluir a los habitantes actuales, pues queremos que el libro refleje también la actualidad de nuestro pueblo y que todo el mundo se sienta identificado con Muñó, con el libro y con la asociación”, expresaba el presidente.