SIERO

VARIOS

Los graves impactos de la ampliación minera de la Collada y Baldornon

Publicado el Viernes 04 de Marzo del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Hemos presentado nuevas alegaciones desde la Coordinadora Ecoloxista con motivo del trámite de información pública de la nueva campaña de sondeos de prospección geológica asociada a la mina de La Collada, que afecta a los concejos de Gijón y Siero.

La empresa pretende en esta primera campaña de prospección la realización de 23 nuevos sondeos geológicos de entre 150 y 400 m de profundidad que implica la perforación estimada total de 6.670 m a lo largo de 18 meses, que será proseguida por sucesivas campañas de nuevos sondeos de prospección, con la finalidad de ampliar las actuales explotaciones extractativo-mineras.

Se trata de una zona donde viven numerosas personas, los sondeos afectarán a numerosas localidades de Gijón (Porceyo, Granda, La Camocha, Ruedes, Caldones, Baldornon, Fano, La Pedrera, Robledo y Arroyo) y de Siero (Huergo, Florida, Varé, Los Pisones, San Tirso, Palmiano, La Madera, Grandarasa, La Calabaza, Muñó, Casanula, Ceñal, La Collada y Güergo).

La actividad extractiva, ya sea de exploración, investigación o explotación, no debe autorizarse en detrimento de aquellas políticas que ordenan el territorio, el urbanismo, el medio ambiente y las aguas superficiales y subterráneas. No se tiene en cuenta la falta de compatibilidad urbanística de la zona.

La actividad proyectada tiene notorios impactos en forma de ruidos, vibraciones en las viviendas, contaminación de aguas superficiales y subterráneas, y molestias por el tránsito de vehículos en la actual carretera de bajo tráfico.

La única justificación para realizar los sondeos es ampliar las actuales explotaciones extractivas y mineras, sin consideración ni argumentación alguna al respecto del interés social general de afectar a una zona con valores naturales y numerosas personas habitantes. Nótese que no tiene sentido la autorización de esta nueva campaña de sondeos sin entrar a evaluar la admisibilidad ambiental-social de la explotación extractiva-minera que busca implantarse en consecuencia con los impactos asociados.

Un grave impacto de los sondeos es la contaminación de aguas superficiales y subterráneas desde turbidez temporal a metales pesados persistentes, con graves efectos ecológicos, hidrológicos, faunísticos y humanos. Adicionalmente los ruidos y vibraciones causan molestias a la fauna silvestre, ganado y personas.

A pesar de ello, la descripción del medio aportada en la documentación es notoriamente deficiente como hemos alegado.

No se analiza la vulnerabilidad de las aguas superficiales y subterráneas a la contaminación, ni se presentan medidas de prevención y vigilancia acorde a su importancia. La realización de los sondeos comporta un nuevo deterioro en el estado de las masas de agua, no podemos olvidar la proximidad de los sondeos a numerosas masas de agua que aquí detallamos:

El sondeo S-3 está a solo 43 m de la Fuente de La Gotera, S-20 a 96 m de la Fuente de La Vega, S-9 a 188 m de la Fuente Garbelles, S-11 a 217 m de la Fuente de El Cascayu. Por su parte, el sondeo S-12 está a solo 25 m del Arroyo de Aroles, S-18 a 42 m del Arroyo del Meredal, S-14 a 45 m del Arroyo de Santa Cecilia, S-8 a 78 m del Arroyo de la Fuente de los Berros, S-7 a 80 m del Arroyo Carbonero, S-21 a 120 m del Río Pinzales, S-17 a 163 m del Arroyo de Vega, S-10 a 163 m del Arroyo del Robledo, S-9 a 182 m del Arroyo del Meredal, S-13 a 211 m del Arroyo del Meredal, S-19 a 225 m del Arroyo de Vilorteo.

El proyecto presenta numerosas irregularidades, no está siendo adecuadamente sometido a Evaluación de Impacto Ambiental. Los contenidos mínimos obligatorios no están desglosados en la documentación a disposición pública. El trabajo de campo se redujo a una única visita en una sola jornada en septiembre que es indiscutiblemente insuficiente.

Según el “presupuesto total desglosado por conceptos”, no existe partida presupuestaria para la gestión de residuos. El Plan de Gestión de Residuos no alcanza ni la media página de extensión. No existe estimación alguna del volumen de residuos a gestionar, a pesar de ser previsible superar los 600 m3 de lodos a gestionar como residuos, cuya composición ni se estima ni se prevé analizar.

Es preciso que la promotora identifique, analice y evalúe las incompatibilidades urbanísticas con la normativa vigente de Gijón y de Siero. Hay que recordar que los anteriores sondeos de la Viesca 2 los hizo la empresa sin la correspondiente licencia municipal ni del Ayuntamiento de Gijón ni del Ayuntamiento de Siero, irregularidad que todavía no sancionaron ambos Ayuntamientos a pesar de las denuncias realizadas por la Coordinadora Ecoloxista.