LLANERA

SOCIEDAD

Celestino Álvarez Menéndez es el nuevo presidente de la Sociedad de Cazadores La Perdiz

Publicado el Lunes 07 de Febrero del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

El vecino de La Miranda, Celestino Álvarez Menéndez “Tino Pinón”, es el nuevo presidente de la Sociedad de Cazadores La Perdiz de Llanera. En su familia hay una larga tradición de cazadores, ya que su padre Tino Pinón y su abuelo Celesto eran amantes de este deporte. “Con la anterior directiva, presidida por Carlos Cuervo, yo ocupaba uno de los cargos de vocal y tras dejar los cargos: Carlos, Jaime, Manolo y Jorge el secretario, decidimos coger el relevo, porque ellos ya llevaban muchos años y consideraban que debían dejar paso a otras personas. Nadie se animaba y finalmente  creamos una candidatura para presentarnos a las elecciones”, explicó.

La nueva directiva está formada por el presidente que es Celestino Álvarez;  Marcelino Estévez es el secretario y continúan ocho personas de las que estaban en la anterior, las nuevas incorporaciones como vocales fueron: José Manuel Estébanez, Sara Álvarez, que es la única mujer socia, que comenzó este año, es natural de Oviedo y practica caza menor; Ricardo Ríos y Jesús García.

“Lo que hacemos es darle continuidad al trabajo realizado por la anterior directiva, ya que muchos de los miembros siguen estando. Carlos nos continúa asesorando en todo lo que nos hace falta y estamos en este momento en el trasvase de los datos, la información, el cambio de nombres en los papeles oficiales y demás. Además Carlos continúa siendo el jefe de mi cuadrilla, porque yo soy cazador de menor y mayor, cualquier cosa que necesitemos él está pendiente para que todos cojamos el ritmo. El trabajo que hacía Jaime lo hacen Estébanez y Ángel Eugenio, éste último ya estaba en la directiva y se encargan del papeleo y la contabilidad de lo que se caza y lo que no, además de las invitaciones”, explicó.

La Perdiz cuenta con 310 socios, divididos entre 100 de menor y 161 de mayor. Cuentan con tres socios de cetrería, Celestino González, David Pérez y Javier De la viuda, que se ocupan del adiestramiento, que se realiza en una zona próxima al recinto ferial de Llanera. “Lo que hemos notado esta temporada es que se han vendido muchas más invitaciones. Esto se debe a que hay “líos” con la adjudicación de bastantes cotos y los cazadores que limitan con nosotros, en Siero y Las Regueras, no pudieron cazar y por eso esas personas están viniendo a cazar a Llanera, gracias a las y tarjetas de invitados. No existe un número limitado de tarjetas, porque en nuestras cuadrillas hay espacio y lo hacemos también en solidaridad con ellos, que no tienen esa oportunidad debido a los problemas burocráticos, ya que el Principado no adjudicó esos cotos, no es que ellos no los hayan querido. Además alguno se hizo socio, contamos con más de 40 nuevos cazadores, pero están compensados porque muchos lo han dejado”, destacó.

En el mes de marzo será cuando se realice la próxima asamblea anual, donde se traten diferentes cuestiones entre ellas la subida, congelación o baja de las cuotas, “estamos estudiando el presupuesto de cara a la temporada que viene y de subirse será lo menos posible. Pero lo estamos analizando por el momento, porque las cuentas van bien. Este año tenemos un gran número de invitaciones vendidas, las de menor a 30 euros y las de mayor a 40. Para nosotros aunque tengamos que compartir los días de caza hay sitio para más personas, a las cuadrillas les viene bien porque cubren más zonas, porque hay grupos que tienen menos gente y cuantos más puestos tengas es mejor para cubrir las manchas y que no se escapen los jabalíes sin tirarles. Esto siempre ayuda a la económica del coto”, comentó.

Álvarez aseguró que los daños han descendido con respecto a otras temporadas, “es cierto que hay accidentes de tráfico que nos llegan, aunque es un poco injusto porque las autovías deberían de estar bien cerradas para que los animales no pudieran entrar en ellas. No se tiene en cuenta donde se cazó, ya que una vez que tenemos una cacería en el coto en esa fecha o 12 horas antes del accidente tenemos que cubrir el daño, aunque la cacería fuera en el Gorfolí y el daño se diera en Pruvia, con que haya una cacería de jabalí ese día en el coto nos tenemos que hacer cargo de esos daños de tráfico”, criticó.

El presidente aseguró que por el momento las  subvenciones del Principado no han llegado, después de tres años sin recibirlas. “Este dinero nos sirve para pagar esos daños, pero los vecinos tienen que darse cuenta de que hay que tomar medidas en las fincas los 365 días del año, no solo por temporadas y al 100% para que no entren. Si nosotros no cazáramos habría muchos más daños en las fincas. Se debe invertir en prevenir lo máximo posible, nosotros cedemos pastores y demás material para ello”, afirmó.

En cuanto a la pandemia comentó que no les afectó en el acto de cazar como tal, aunque si en la convivencia y el ambiente, ya que no se para tanto en los bares a desayunar o comer, porque sobre todo la gente mayor decide irse a sus casas cuando acaba la cacería.