SIERO

VARIOS

Comerciantes denunciaron pérdidas económicas tras inicio de obra vial en Lugones

Publicado el Sábado 29 de Enero del 2022


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Comerciantes de la calle Rafael Sarandeses en Lugones, denunciaron que además de todo el malestar que genera la rehabilitación de esta vialidad con la acumulación de polvo y los ruidos estridentes de las máquinas, tras el inicio de la obra, grandes fueron las pérdidas económicas durante la navidad pasada. 

 La obra que inició durante el mes de diciembre pasado, tiene como fecha objetivo de culminación a mediados del mes de marzo del año en curso, por lo que algunos comerciantes consideraron que los trabajos de rehabilitación de la vía y las aceras, debieron comenzar luego del Día de Reyes. 

 “Durante navidad y Reyes fue muy incómodo tanto para comerciantes como clientes debido al barro que se acumulaba tras las lluvias en la entrada de los locales, el polvero y el barullo de las máquinas, esto trajo como consecuencia, pérdidas económicas ya que no se podía vender bien en estas condiciones durante la temporada donde más se vende”, comentó la dueña de una tienda de ropa en Rafael Sarandeses

 “Creo que la obra va bien y en su plazo estipulado y como toda obra, genera ruidos molestos y polvo en todas partes, pero debemos ser pacientes si queremos tener una mejor calle”, comentó por su parte el dueño de una frutería en la citada vía en rehabilitación. 

 Pero, la propietaria de una mercería en esta vialidad, comentó que el polvo que genera la obra, mantiene su tienda muy sucia por lo que debe mantener la puerta cerrada la mayor parte del día, lo que ocasiona una merma en el número de visitas de los clientes a diario.

 

Varias personas mayores han caído 

 “Esta obra nos ha generado muchas incomodidades y pérdidas de ventas porque no se tomaron en cuenta medidas preventivas y paliativas y los peatones también son afectados porque muchas personas mayores se han caído cuando intentan caminar por la aceras que aún no están listas y están muy accidentadas y llenas de piedras y tierra”, comentó.  

 Aunque falta mes y medio para el fin de la obra, que según los comerciantes, será ahora sólo una calle de uso peatonal,  los afectados piden a las autoridades, mayor seguridad peatonal y medidas para amilanar la acumulación de polvo y los ruidos que impiden una normal dinámica comercial en los locales.